Nubarrones sobre prometedores contratos como el de U2

LOS ANGELES (AFP). La tendencia de la industria de la música de firmar negocios millonarios con super estrellas a largo plazo está en dudas después de que la banda U2 ejerció una cláusula de su contrato de recompra de acciones que le costará a sus socios de Live Nation 19 millones de dólares.

La banda irlandesa U2 decidió vender los 25 millones de dólares en acciones de Live Nation, adquiridos cuando el grupo firmó el contrato con esta productora de eventos.

Pero ahora, debido a la crisis financera, esas acciones se redujeron a 6,3 millones de dólares y Live Nation debe responder por los 19 millones restantes.

U2 fue el último de una serie de artistas que firmaron estos contratos prometedores en la sede de Beverly Hills (California, oeste) de Live Nation en marzo pasado cuando sellaron un acuerdo por 12 años que cubría las giras de la banda, la comercialización de productos de mercadeo y la página web del grupo.

Poco antes, Live Nation había firmado un contrato similar con Madonna y el rapero Jay-Z, por 120 y 150 millones de dólares respectivamente, según estimaciones de la prensa especializada.

En momentos en que las ventas de discos cayeron en picada, estos contratos prometían multiplicar las fuentes de ganancias y preservar la viabilidad económica de la industria musical.

Pero el miércoles Live Nation sufrió un duro golpe por parte de U2 cuando el grupo ejerció su derecho de vender por 25 millones de dólares, las 1,6 millones de acciones de la empresa, tal como rezaba el contrato firmado en marzo.

El problema es que la acción de Live Nation viene sufriendo una baja monumental desde hace un año y más aún con la actual debacle financiera. El panorama podría oscurecerse incluso más si Madonna decide ejercer este mismo derecho establecido en una cláusula idéntica en su contrato.

El presidente de Live Nation, Michael Rapino, minimizó el alcance de esta pérdida. Con el anuncio de que U2 sacará en marzo su nuevo disco, el gigante promotor de eventos destacó que la gira del grupo permitirá a su empresa recuperar su inversión. "Madonna y U2 son los dos únicos contratos que cuentan con esta cláusula", dijo Rapino al Wall Street Journal. "La actividad comercial de Madonna es excelente, y esperamos monetizar nuestra inversión con U2 el año próximo".

Dada la debacle bursátil y la estocada vivida con U2, los expertos de la industria creen que Live Nation no seguirá ofreciendo estas opciones de recompra de acciones en los próximos acuerdos.

"No tienen que seguir ofreciendo este tipo de cláusulas, es obvio", dijo David Joyce, consultor de Miller Tabak Roberts Securities, citado por el sitio en internet de la revista Forbes.com.

Para Marc Goldstein, profesor de la Universidad del Sur de California en Los Angeles y especialista en la industria musical, los contratos de Live Nation, anunciados con bombos y platillos publicitarios, "son más una cuestión de apariencias que de realidad económica".

El deseo de Live Nation de atraer artistas de primer plano reflejó el reconomiento de que los modelos de negocios anteriores estaban obsoletos, apuntó Goldstein.

"Había el reconocimiento tácito de que el sector no estaba funcionando como debía y había que tomar una nueva dirección", recordó Goldstein a la AFP.

"Para que Live Nation estuviera en posición de asumir el futuro, tenía que sellar acuerdos con grandes artistas, con el fin de poder decir, 'ésto es lo que hemos hecho, sabemos cómo hacer para que las cosas funcionen'".

"El contrato con U2 fue siempre un poco loco, y creo que incluso el contrato con Madonna fue algo lejos. Pero no creo que sea por lo inminentemente económico, se trata más de una cuestión de posisionarse ellos mismos (Live Nation) para el futuro".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes