Pablo Alborán entra en 'trance' cuando compone

El cantautor Pablo Alborán se concentra tanto durante sus largas jornadas de composición en el estudio, que acaba entrando en una especie de "trance" creativo que le hace desconectar por completo de lo que le rodea; una extraña experiencia sensorial de la que, una vez terminada, casi no guarda recuerdo alguno."Cuando compongo siempre digo que estoy en una especie de trance. Hay veces en las que escribo una canción y después no me acuerdo de qué pasó, y te aseguro que no me drogo, soy muy sano, pero cuando me pongo a componer, siento que estoy en un universo alternativo", desveló el artista malagueño al periódico portorriqueño Primera Hora.El joven cantante es capaz de encontrar la inspiración artística en cualquier elemento de la realidad cotidiana en la que está inmerso, pero sobre todo necesita vivir en primera persona las diferentes experiencias que brinda la vida para poder describir al detalle los sentimientos y sensaciones que estas generan.

"Para componer hay que vivir y sentir al máximo, algo a lo que me han ayudado mis viajes, la lectura y el cine. Desde luego, si no tienes estímulos, es imposible componer algo. A mí me inspira todo y, si voy al cine y hay una escena que me llama la atención, una nueva historia va tomando forma en mi cabeza. Si estoy hablando con mis amigos y surge un tema, ahí me llega la inspiración, pero principalmente son las propias emociones las que te ayudan a escribir", señaló el reflexivo artista.Más allá del contenido de sus temas, a Pablo Alborán, de 24 años, no le entusiasma demasiado hablar en público sobre sus asuntos más íntimos, aunque matiza que no tiene nada que esconder y que su apacible existencia sorprende incluso a sus amigos más cercanos.

"Creo que nuestra vida privada es la única parcela que tenemos que es verdaderamente nuestra. La gente que me conoce, sabe todo sobre mi vida diaria: hago mucho deporte, estoy con mis amigos, voy mucho al cine y me encanta estar en casa. Y por supuesto también me gusta encerrarme en mi estudio, es mi vida. ¡Mis amigos me dicen que soy un viejo, porque todo es rutina!", explicaba recientemente al portal argentino Ciudad.com.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes