Palmieri extraña descargas de los 60 y 70

LOS ANGELES (AP). Tras 55 años de trayectoria Eddie Palmieri se siente musicalmente un poco solo. El legendario pianista de origen puertorriqueño, uno de los grandes innovadores de la rumba, dice que ya murieron muchos de los rumberos con los que le gustaría estar tocando y lamenta lo que considera una gran falta de continuidad y creatividad musical.

"Desafortunadamente, (los músicos con lo que me gustaría tocar) han muerto. Mi hermano Charlie falleció, Ray Barreto, Tito Puente, con quien tocamos en diferente bailes y era tremendo amigo de Charlie, Tito Rodríguez, Machito. Todos están muertos", dijo Palmieri el martes en una entrevista telefónica con la AP.

"La calidad de las orquestas que ellos tenían ya no existe. Era un orgullo tocar con esas orquestas", añadió.

Aún así, el también director de orquesta de 73 años mantiene su chispa y sabor y sigue dando conciertos con su orquesta, variando músicos e instrumentos dependiendo de lo que va tocar.

El jueves, Palmieri tocará en el Conga Room de Los Angeles música de La Perfecta, orquesta formada en 1961 que pasó a la historia como la primera en cambiar trompetas por trombones, en un ejemplo que luego popularizó Willie Colón.

Debido a los dos trombones, flauta, percusión, bajo y vocalista, "la banda con el rugido loco de elefantes", como se conocía a La Perfecta, pronto fue catalogada al mismo nivel que reconocidas orquestas de entonces, como las de Machito y Rodríguez.

También fue con La Perfecta que Palmieri grabó "Azúcar pa' ti" en 1965, tema que rompió esquemas de tiempo de grabación al durar ocho minutos 30 segundos, en vez de los acostumbrados dos minutos y 45 segundos.

Palmieri comenzó su carrera a principios de los 50 en la Orquesta de Eddie Forrester. En el 55 tocó con Johnny Segui y luego pasó un año con Rodríguez para después formar su famosa agrupación, de acuerdo a su página web.

"La Perfecta era única y ponía a la gente a bailar. Era una orquesta excitante, para ver y bailar", resaltó el ganador de ocho premios Grammy y un Latin Grammy.

El sabor pachanguero que tenían La Perfecta y otras orquestas de entonces que tocaban "guarachas, mambos, guajiras y todos esos ritmos que ahora los llaman Latin Jazz, mambos instrumentales o salsa dura", lamentablemente se escuchan cada vez menos y en cambio proliferan canciones de salsa anticipadas, "con coros, un vocalista y arreglos que no van pa' ningún la'o" en vez de improvisaciones y descargas, lamentó el pianista.

"No tengo problema con la salsa, pero lo que hacemos es rumba. Eso ya no se escucha", señaló el músico neoyorquino de padres boricuas. "No hay tensión y resistencia dentro del arreglo. No hay esa explosión del clímax que había en las composiciones de los años 60 y 70 y que te ponía a bailar y te excitaba. Porque el baile es el propósito de la rumba y la esencia es el tambor".

Por suerte, todavía quedan unos cuantos rumberos del agrado del maestro.

"Siempre existen El Gran combo, Papo Lucca, La Sonora Ponceña, Gilberto Santa Rosa, Víctor Manuel", dijo a una nueva pregunta sobre valores vivos.

Después de Los Angeles, Palmieri tiene presentaciones previstas en San Diego y Atlanta, y en el verano estará en Europa.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada