Primera dama de Francia lanza nuevo álbum

PARIS (AP). Encantó a la reina de Inglaterra, cautivó a Israel, impresionó a George W. Bush y se ganó a los más duros de ganar: los franceses.

¿Pero podrá la primera dama de Francia, la modelo convertida en cantante Carla Bruni, que se casó con el presidente Nicolas Sarkozy en febrero, seguir diseminando su magia una vez salga al mercado su nuevo álbum el viernes?

Su éxito, o fracaso, sería un asunto de estado.

La italiana Bruni es una esposa inusual para cualquier líder nacional. Pero en Francia, donde corre un profundo conservadurismo, es en muchos sentidos la antítesis de lo que se supone debe ser una primera dama.

Autodescrita como una mujer moderna, la otrora madre soltera de 40 años no esconde un pasado que incluye publicitadas salidas con personalidades como Mick Jagger y Eric Clapton.

Y aunque los franceses se han escandalizado con el estilo de vida aparatoso de Sarkozy y su divorcio apenas meses después de ganar las elecciones, Bruni les ha caído muy bien.

Educada en la alta sociedad y con una clásica elegancia, Bruni ha recibido elogios de los medios y resultados favorables en encuestas de opinión.

"Incluso ha demostrado ser una mujer muy inteligente", dijo Jean-Luc Parodi, un analista político. "El modo en que se ha manejado desde que se casó muestra que entiende muy bien al presidente y a la sociedad francesa".

El título de su nuevo álbum, su tercero, es revelador: "Comme si de rien n'etait" (Como si nada hubiese pasado). El viernes sale a la venta en múltiples países europeos, entre la cumbre del G-8 en Japón y una cumbre el 13 de julio de líderes mundiales en París.

En el palacio presidencial del Elíseo, donde la primera dama tiene una oficina pero no ha fijado una residencia permanente, la fortuna de Bruni es de interés estratégico. Un asesor de Sarkozy, Pierre Charon, fue asignado a guiarla por los campos minados de la política francesa.

"Por el momento, ella es una buena carta", dijo Colombe Pringle, editora ejecutiva de la revista de farándula Point de Vue.

Pero "eso puede cambiar muy rápido", añadió. "Es importante que (el álbum) sea bueno".

Sarkozy asumió la presidencia en mayo del 2007 con elevadísimos niveles de aceptación, pero en el curso de seis meses había agotado esa reserva de apoyo. Su turbio divorcio en octubre de Cecilia Sarkozy y un estilo excesivamente desenvuelto alarmó a los franceses que prefieren que sus presidentes luzcan, pues, presidenciales.

Más allá de su imagen, el que no haya conseguido en poco tiempo los cambios profundos que prometió contribuyó a generar decepción.

Entonces llegó Carla al rescate.

Menos de cinco meses después de su boda con Sarkozy el 2 de febrero, el punto culminante de un fulgurante romance, Bruni le ha dado cierta calma al frenético mandatario y mejorado la imagen presidencial, al parecer sin comprometer su propia esencia.

Pese al impulso, el apoyo a Sarkozy se mantiene alrededor de un 40% en comparación con el 70% que recibió Bruni en junio.

Bruni, proveniente de una adinerada familia de industriales y músicos de Turín, debutó como cantante en el 2002 con el disco "Quelqu'un m'a dit" (Alguien me dijo). A ritmo de música folk y con su voz sensual, el álbum fue un éxito y se vendieron 2 millones de copias. Un segundo CD, "No Promises", no lo fue.

Una de las 14 canciones de su nueva producción, "Ma came" (Mi droga), ya ha motivado las iras del ministro de relaciones exteriores de Colombia Fernando Araújo, quien se ofendió por la letra: "Eres mi droga/Más mortal que la heroína afgana/más peligrosa que la cocaína colombiana".

"Viniendo de la esposa del presidente de Francia, este tipo de declaración es muy dolorosa para Colombia", dijo Araújo el mes pasado luego que el diario francés Le Figaro publicó el texto. Colombia produce más del 80 por ciento de la cocaína del mundo.

Bruni escribió y compuso la mayoría de las canciones del disco, que también incluye una versión de "You Belong to Me" de Bob Dylan y un tema en italiano.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada