Romanticismo de Alejandro Sanz domina Viña; Canadá gana

VIÑA DEL MAR, Chile (AP). El tema inédito "Try anything" de la canadiense Sierra Noble ganó el sábado la competencia internacional del Festival de Viña del Mar, en una final fue dominada por el romanticismo de Alejandro Sanz con un concierto que le valió todos los trofeos que entrega el "monstruo".

Sierra Noble obtuvo dos estatuillas Gaviota de Plata, el símbolo del certamen , y 40.000 dólares porque también fue elegida la mejor intérprete de la competencia.

En el folclor triunfó Chile con "De Pascua Lama", cantada por Valentina Sepúlveda, quien también se llevó la distinción de como la mejor intérprete de este género, junto con dos estatuillas y 40.000 dólares.

En el espectáculo que acompaña a la competencia y que, como siempre, tiene más relevancia, el gran triunfador fue Sanz. El "monstruo", como le llaman al público del festival por sus reacciones a menudo implacables y hasta crueles, volvió a ser con el cantautor español el gatito sumiso de las cuatro primeras jornadas del certamen.

Ya desde el inicio de su concierto, con "Mi Peter Punk", "Lo que fui es lo que soy" y "Desde cuando te estaré esperando", el "monstruo" pedía a coro para Sanz las antorchas de Plata y Oro, los trofeos con que el público agasaja a sus favoritos.

En la víspera, el "monstruo" expulsó del escenario con sus abucheos al humorista chileno Ricardo Meruane.

Meruane actuó inmediatamente después de Sting y el "monstruo" no le dio oportunidad de presentar su rutina y salió entre los estridentes silbidos del público que pedía la vuelta del británico.

La mayoría de las 15.000 personas que colmaron la Quinta Vergara, el anfiteatro al aire libre donde se desarrolla el festival, coreaba las románticas baladas de Sanz.

El público enloqueció cuando Sanz, con una bandera chilena en los hombros, invitó a la animadora Eva Gómez, española residente en Chile, a bailar una sevillana al ritmo de "Corazón Partío", uno de sus máximos éxitos.

Dedicó la canción "a todos nuestros hermanos que ese día lo pasaron mal", en alusión al terremoto que hace justo un año asoló Chile.

El "monstruo" lanzó gritos ensordecedores cuando el artista invitó al escenario a Noel, del ex dúo Sin Bandera, para que lo acompañara a cantar "Lola Soledad".

Después de "No es lo mismo", Sanz se llevó Antorcha de Plata, y a los pocos minutos recibió la Antorcha de Oro.

Muy pronto sumó a sus premios la Gaviota de Plata, premio supuestamente reservado sólo para los triunfadores de la competencia internacional de canciones.

"No me hagan llorar", dijo Sanz, antes de cantar "Lo vez?" y "A ellas y a ellos". "Hay Chile como te quiero mi....", añadió mientras cantaba "Tu No tienes la culpa".

Vinieron "Mi soledad y yo" y "Amiga mía", y las gaviotas de Plata y Oro llegaron volando a las manos de Sanz. Fueron dos horas de romanticismo que inundó la Quinta Vergara.

Sanz vino a Viña del Mar por primera vez hace 17 años, en una actuación frustrada por problemas técnicos de sonido. Ocho años más tarde tuvo su revancha con una sólida y exitosa presentación.

El "monstruo" no cesaba de rugir exigiendo el regresó del cantante que ya había dejado el escenario. Retornó para cantar "Aquello que me diste", y luego anunció que a continuación era el turno de su amigo Noel y solicitó que lo recibieran "como se merece".

Sentado al piano Noel cantó "Momentos" y "Kilómetros", uno de los éxitos del dúo Sin Bandera. El artista integra el jurado encargado de elegir los temas ganadores de las competencias internacional y folclórica.

Pasada la medianoche, Noel dijo al público que "siento como una bendición poder estar con ustedes en un aniversario así", en alusión al primer aniversario del terremoto y tsunami del 27 de febrero.

"De que me sirve una antorcha con el sol del amor de ustedes", declaró mientras el público exigía que fuera premiado. Su corta pero excelente presentación le valió la Antorcha de Plata. Después de interpretar varios éxitos de Sin Bandera, recibió la Antorcha de Oro.

Luego, el público de la Quinta Vergara recordó con un momento de silencio el terremoto y tsunami del 27 de febrero del 2010. El festival se quedó sin su noche de clausura.

Tras la premiación, la última de las seis jornadas del festival fue animada por dos grupos que hicieron bailar al público con cumbias y otros ritmos tropicales.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada