Santa Rosa y Manuelle: Nuestra gira será diferente

MIAMI (AP). Víctor Manuelle era un cantante aficionado fanático del salsero Gilberto Santa Rosa, y aunque jamás se lo imaginó, en 1987 se convirtió en su primer ahijado musical. Veintidós años después el par sale de gira por primera vez bajo el título "La historia continúa".

La idea del tour surgió en el 2001, durante la presentación de su concierto "Dos soneros y una historia" en Nueva York y Puerto Rico. Sin embargo, sus planes se vieron frustrados con los ataques terroristas del 11 de septiembre.

Ahora han encontrado un espacio en sus respectivas agendas y a partir de la semana próxima los soneros puertorriqueños llevarán su música juntos por 11 ciudades de Estados Unidos, además de San Juan de Puerto Rico. Asimismo, en abril se presentarán en Santo Domingo, donde prevén grabar un CD/DVD en vivo.

"Es un concierto en el que estamos en escena todo el tiempo, y eso ya lo hace diferente", manifestó Santa Rosa el miércoles en una entrevista con la AP. "Desde que empieza hasta que termina estamos integrados".

Manuelle, por su parte, explicó que el repertorio de más de 20 temas, que será diferente en cada una de las ciudades que visiten, incluirá éxitos de ambos así como canciones que ninguno de los dos ha interpretado anteriormente, y que se negó a revelar.

En total, el espectáculo será de entre dos y tres horas en las que el público podrá bailar música tropical y escuchar también sentado algunos boleros.

"Esperamos no defraudar a nadie, que la energía no se caiga, que el repertorio que hemos escogido sea el correcto, que las cosas funcionen", expresó Santa Rosa, quien no paraba de saludar a sus fanáticos en el restaurante donde se realizó la entrevista.

En el 2001, grabaron juntos su primer CD/DVD en vivo, del concierto "Dos soneros y una historia", en Puerto Rico.

Pero el momento que le cambió la vida a Manuelle sucedió en 1987, en una sala de baile de egresados donde tocaba la banda de Santa Rosa en el pueblo de Aguadilla, a 130 kilómetros (81 millas) de San Juan.

Manuelle llamó la atención de Santa Rosa desde el comienzo: estuvo toda la noche apoyado en una columna del salón cercana al escenario, observando todo mientras el público bailaba.

Al terminar la fiesta, tras cuatro horas de actuación de Santa Rosa, un grupo de amigos de Manuelle se acercó al llamado "Caballero de la Salsa" y le pidió que lo hiciera cantar, a lo que el famoso músico accedió.

"Pensé que era un muchacho que quería impresionar a la novia, hasta que comenzó a cantar e improvisar", recordó Santa Rosa, de 46 años. "Y dije, este jíbaro es bueno y cuando terminó la fiesta pedí que no lo dejaran ir, que quería hablar con él".

Los puertorriqueños llaman jíbaro a una persona del campo, humilde y honrada.

Esa misma noche, a las cuatro de la madrugada, Santa Rosa llamó a un amigo que buscaba un cantante para su orquesta y le dijo que tenía "un diamante sin pulir". Dos semanas después, Manuelle ya estaba grabando un disco y cuatro años después comenzaba su carrera profesional.

Manuelle, quien tiene ahora 40 años y planea lanzar en junio un nuevo disco, "Víctor Manuelle muy personal", asegura que "no había nada planificado ese día" y que si bien soñaba con subirse a un escenario "lo que no sabía es que iba a ser" su profesión.

"Gilberto lo que hizo fue como apadrinarme o adoptar mi carrera", dijo Manuelle y rememoró que la gran frustración de su vida fue cuando su padrino decidió no incluirlo como corista de su grupo cuando quedó vacante una plaza.

Santa Rosa explicó que no lo llamó porque lo veía como "brillante" y pensaba que se estancaría como cantante si formaba parte de su coro.

"Aparte de lo musical somos mucho más afines en la crianza y en los valores. Tenemos esa afinidad, tenemos en común unos padres que nos enseñaron los mismos valores, el mismo respeto a la amistad, al trabajo, la honradez", expresó Manuelle sobre sus más de dos décadas de amistad. "Es lo que nos permite que no hayan roces".

Aunque no descarta la posibilidad de apadrinar a un músico como lo hizo Santa Rosa con él, indicó que el momento aún no ha llegado: "Tiene que llegar alguien que tenga esa afinidad musical, que te transmita esa vibra, más aún teniendo esta experiencia".

Santa Rosa, por su parte, actualmente apadrina a su segundo ahijado musical: el joven boricua Héctor Giovanni.

"La historia continúa" arranca el 12 de febrero en Las Vegas y termina el 1 de mayo en San Juan. Entre medio, pasará por Los Angeles, San Francisco, San Diego, Miami, Houston y Dallas, y el 11 de abril por la República Dominicana.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes