En Taiwán hay nueva sensación como cantante

TAIPEI, Taiwán ( AP). Antes de su participación en un programa televisivo de talento, Lin Yu-chun fue motivo de tantas burlas y críticas que para olvidar aquellas expresiones de desagrado por su figura corpulenta, se refugió en lo que mejor sabe hacer: cantar.

Lo que el joven con voz de soprano, cara redonda y corte de pelo aniñado nunca se imaginó fue que su voz lo transformaría en una sensación a nivel internacional.

Ahora muchos lo comparan con la británica Susan Boyle, la mujer de 48 años que saltó a la fama luego de interpretar " I Dreamed a Dream" en el programa " Britain's Got Talent".

Algo similar ocurrió cuando Lin cantó el viernes el tema de Whitney Houston " I Will Always Love You" en el programa de televisión taiwanés " Avenue to Stardom". Desde entonces más de 1,3 millones de personas han visto el video en YouTube, y ese número continúa ascendiendo con rapidez.

Para el chico de 24 años, cuyo apodo es " pequeño gordito", el evento le ha cambiado la vida.

" Ahora tengo mayor confianza para continuar una carrera como cantante", dijo Lin a la AP en entrevista telefónica. " No tienes que ser atractivo para tener éxito. Solo sé tú mismo y haz tu mejor esfuerzo".

Lin dijo que por mucho tiempo sufrió de una baja autoestima por su apariencia sencilla y su figura robusta.

" Ser gordo provoca muchas burlas en nuestra sociedad", lamentó.

Para poder lidiar con el sufrimiento de ser excluido, se encerraba en su cuarto y por horas cantaba los temas de Celine Dion y Mariah Carey.

Pero la artista que realmente lo cautivó fue Houston _ en especial con el tema " I Will Always Love You" de la película que protagonizó en 1992 " The Bodyguard" (" El guardaespaldas").

" Yo la ponía una y otra vez y otra vez, aunque mis padres ya no la aguantaban y me pedían que parara", relató Lin. En el programa la interpretó de manera casi idéntica a la cantante estadounidense dejando boquiabiertos a muchos.

Pero, su camino al estrellato ha estado lleno de escollos.

Tras graduarse de la universidad el año pasado, no logró impresionar en otras pruebas de talento en Taiwán, en que los distintos jueces criticaban tanto su apariencia, como el tono agudo de su voz.

" Uno de ellos me dijo que mejor probara una carrera como comediante, y otro me cuestionó si realmente estaba bien que un hombre cantara como soprano", indicó.

Ahora todo eso quedó en el pasado.

" (El show) me ha revigorizado", declaró.

Aun así, Lin asegura que está haciendo todo lo posible para que la recién adquirida fama no se le suba a la cabeza.

" Estoy tratando de que esto no me abrume demasiado", expresó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada