La extinta discográfica de los Beatles sigue generando más de 70 mil euros diarios en beneficios

Además de los ingentes beneficios que se desprenden de sus respectivas carreras profesionales y negocios paralelos, los cantantes Paul McCartney y Ringo Star deben de estar muy satisfechos también con los ingresos que a día de hoy siguen recibiendo de la afamada pero virtualmente desaparecida Apple Records, la discográfica que fundaron hace casi cincuenta años para gestionar su exitosa trayectoria junto al resto de los Beatles.

Y es que como ha revelado el diario británico The Daily Mirror, los dos músicos y las viudas tanto de John Lennon como de George Harrison, Yoko Ono y Olivia Harrison, respectivamente, habrían recibido cada uno de ellos una cantidad cercana a los tres millones de euros en concepto de "tarifa por el uso del nombre, la imagen, y otros servicios promocionales", resultado de los más de 27 millones de euros que la compañía habría generado en beneficios durante el último año fiscal.

Lo más curioso de todo este caso es que Apple Records, al menos en su condición de disquera, prácticamente no realiza ningún tipo de actividad relacionada con la industria musical. De hecho, ni siquiera dispone de los derechos de explotación del catálogo discográfico de sus fundadores, aunque ha sabido rentabilizar productos relacionados como el documental 'The Beatles: The Touring Years' que fue estrenado en 2016 y con el que se embolsaron 12 millones de euros.

Todos esos proyectos, unidos a otras muchas fuentes de ingresos, han llevado a protagonizar además su año más lucrativo en décadas, superando en más de cuatro millones de euros los números que registró en 2016. A la espera de que termine el año fiscal y las cuentas oficiales sean presentadas el 31 de enero de 2018, se puede decir con relativa seguridad que Apple Records se ha embolsado en 2017 unos beneficios netos de casi 6 millones de euros.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes