Conan O'Brien debuta en "The Tonight Show"

NUEVA YORK (AP). Conan O'Brien debutó como anfitrión de " The Tonight Show", corriendo por el país de costa a costa, desde Nueva York hasta Los Angeles, y haciendo otros chistes sobre su llegada a una nueva y extraña cultura en el oeste de la nación.

O'Brien es así el quinto en una sucesión de presentadores ilustres _ Steve Allen, Jack Paar, Johnny Carson y Jay Leno _ en la franja nocturna más prestigiosa de la televisión estadounidense.

"Creo que calculé esta movida perfectamente", dijo en su monólogo de apertura el lunes por la noche. "Estoy en una cadena que está en último lugar, me mudé a un estado que está en la quiebra y 'The Tonight Show' es patrocinado por General Motors".

O'Brien pasó 17 años como anfitrión de "Late Night" de NBC en Nueva York, y su paso al programa una hora antes se había estado cocinando los últimos cinco años. Leno, su antecesor inmediato, tendrá un programa en horario estelar los días de semana en NBC. Adicto al trabajo, Leno comenzará "en dos días, máximo tres", bromeó O'Brien. De hecho, lo hará en septiembre.

O'Brien bautizó un nuevo estudio en Universal City con un atractivo estilo art-deco. El escenario tiene un fondo de vidrio azul para el monólogo de apertura, y luego O'Brien se sienta al escritorio frente a un centelleante telón de fondo de Los Angeles.

Desde el comienzo, O'Brien mostró el estilo cómico tonto que lo diferencia de Leno, con más segmentos rodados de antemano y menos chistes frente al público en el estudio. El primer segmento lo mostró tachando una lista de quehaceres para su nuevo show. "Mudarme a Los Angeles" era el último, mientras una cámara recorría el perfil de Nueva York desde su ventana.

Un frenético O'Brien salió a la calle en busca de un taxi y, al no encontrarlo, comenzó a correr. Salió corriendo de Nueva York y atravesó el país: pasó por el estadio de béisbol Wrigley Field de Chicago, el emblemático arco de entrada a San Luis, las Montañas Rocallosas y el desierto de Las Vegas. Finalmente llegó a las puertas de su nuevo estudio, sólo para darse cuenta de que había olvidado las llaves.

En otro segmento, O'Brien requisó un tranvía lleno de turistas que visitaban Universal Studios y salió en su Ford Taurus usado a dar un paseo por Los Angeles, una ciudad donde la cultura del automóvil es una manía.

O'Brien pareció nervioso en su anticipada primera noche, yendo y viniendo por el escenario durante su monólogo y jugueteando con su copete pelirrojo.

"Recuerdo haber visto a Johnny Carson cuando niño y pensar: Eso es lo que quiero ser cuando sea grande", dijo O'Brien. "Estoy seguro que en este momento en Estados Unidos hay algún niño viéndome y pensando: '¿Qué le pasa a este tipo con su pelo?'"

Su adlátere de años Andy Richter encajó sin problemas en el papel que Ed McMahon una vez desempeñó para Carson, parado en un podio a un lado del escenario y riendo a carcajadas de los chistes de su jefe.

Mientras, en CBS, David Letterman mencionó furtivamente la transición de NBC.

"Yo sigo aquí", dijo. "Liquidé a otro competidor".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes