Críticos de TV cuestionan cobertura dada a Charlie Sheen

ETIQUETAS

NUEVA YORK (AP). De todas las miles de palabras que los medios de comunicación han escrito y dicho sobre Charlie Sheen en la última semana, un tweet parece resumir el insaciable apetito por todo lo relacionado con el actor.

"No he escuchado nada de CharlieSheen últimamente", escribió el comediante Norm MacDonald en el sistema de microblogueo. "Espero que siga no estando bien".

En efecto, el actor sigue estando aquejado de problemas. La producción de su serie "Two and a Half Men" permanece detenida y Sheen enfrenta una batalla por la custodia de sus hijos.

La plataforma que le han brindado los medios ha generado dudas sobre el papel de la prensa en la situación del astro.

¿Están "facilitando" que Sheen continúe en lo que parece ser un camino muy peligroso para su carrera, su familia y su salud? O, empleando una palabra más fuerte, ¿lo están explotando? De ser así, ¿importa que lo hagan? ¿qué responsabilidad tienen los medios?

Lo que parece claro es que se trata de una de las debacles de una celebridad que más exposición ha tenido. Sheen ha ido de programa en programa promoviendo su nuevo estilo de vida _de la cadena NBC a CNN a ABC... (la AP también lo entrevistó).

El fin de semana, Sheen tenía casi unos dos millones de seguidores, SiriusXM Radio transmitió 24 horas de programación sobre Sheen en un canal especial, Tiger Blood Radio, y el actor también tuvo su show de 50 minutos en Internet.

¿Cuánta cobertura es suficiente? Las críticas más severas provinieron de los propios expertos en medios.

"Facilitando, esa es la palabra correcta", dijo el destacado bloguero Jeff Jarvis. "La droga que está consumiendo Sheen ahora mismo es atención, y está teniendo una sobredosis de ella. Es un acto cínico de los medios. Es una explotación".

Jarvis no fue el único en criticar el tratamiento dado a Sheen por parte de los medios.

"La cobertura se ha vuelto excesiva, hasta peligrosa", escribió Julie Moos en la página del Instituto Poynter, especializado en medios.

El crítico de televisión de la ciudad de Kansas, Aaron Barnhart, escribió incluso que los medios deberían dejar de responder a los mensajes de Sheen y "usar el periodismo para identificar gente cercana a Charlie que pueda realmente llevarlo a un centro de rehabilitación, en contra de su voluntad de ser necesario".

No es sorpresa que las cadenas de televisión no estén de acuerdo.

"Para nada", dijo Andrea Canning de ABC, cuando un crítico de televisión le preguntó en CNN si había tenido dudas sobre su extensa entrevista con Sheen para el programa "20/20", la cual tuvo un alto índice de audiencia. "No sé si realmente puedas detener el tren una vez que la gente está tan interesada".

Un vocero de ABC dijo que la cobertura estaba justificada.

"Mira, Charlie Sheen es el actor mejor pagado en la comedia más vista de la televisión, cuya vida personal ha sido un tema de conversación por meses. Claramente tenía interés en ser entrevistado y presentar su visión de las cosas", dijo Jeffrey Schneider.

Por el momento, al menos una personalidad de la televisión se ha negado a hablar de Sheen.

"No lo voy a hacer", le dijo Craig Ferguson a su público en la cadena CBS durante su programa nocturno "Late Late Show".

El cómico comparó el frenesí en torno a Sheen con la práctica del siglo XVIII de pagar para ver por las ventanas de manicomios a la gente con enfermedades mentales.

Hasta el momento se desconoce qué es lo que sufre Sheen, si es que tiene algún afección.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada