Diseñadores de moda latinoamericanos vuelven a reality de TV

MIAMI (AP). Catorce jóvenes diseñadores de moda de varios países latinoamericanos en busca de fama internacional pondrán al desnudo ante las cámaras de televisión su vida, su pensamiento y cómo concretan sus diseños, en ardua disputa por un único premio.

La segunda temporada del reality show "Project Runway Latin America", que comienza el 5 de septiembre por el canal de televisión por cable Glitz, promete mostrar al público el talento de los diseñadores de moda emergentes de Latinoamérica y los entretelones de esos jóvenes expuestos a las cámaras de televisión desde que se despiertan por la mañana hasta que se van a dormir en la madrugada.

Al igual que en la primera temporada, el programa será conducido por la modelo y presentadora mexicana Rebecca de Alba. Las emisiones televisivas serán una vez a la semana, hasta diciembre.

"Es una plataforma que los impulsa para darlos a conocer y para que se conecten con el mundo de la moda, que es tan caprichoso y tan difícil", dijo de Alba en una reciente entrevista con The Associated Press previa a la grabación de un episodio del reality show.

Es una "pequeña ventana para mostrar la moda latinoamericana hacia el mundo, y que están a la altura de los grandes diseñadores o por lo menos van a en esa carrera de poder ser grandes diseñadores en algún momento".

En la segunda edición del programa, el diseñador venezolano Angel Sánchez _un reconocido creador de trajes de noche y vestidos de novia_ volverá a ser parte del jurado. Lo acompañarán la presentadora de televisión colombiana Mónica Fonseca y un diseñador "estrella" invitado, que será diferente en cada episodio.

De Alba también será parte del jurado, y la encargada de revelar el resultado de la votacion a los participantes.

El diseñador argentino Mariano Toledo, por su parte, será nuevamente el guía de los participantes y quien les proponga las tareas que cada día tienen que cumplir para exponer su talento y crear nuevos diseños.

A diferencia de la primera versión del programa, que se rodó en Argentina, la segunda fue grabada durante un mes y medio en Miami y sus alrededores.

Sánchez _quien cuenta entre sus clientas a Eva Longoria, Sandra Bullock, Salma Hayek y Beyonce, entre otras estrellas del espectáculo_ expresó su sorpresa al "ver tanto talento".

El programa "es la plataforma para diseñadores emergentes que están regados por toda Latinoamérica y que no tienen la oportunidad" de que los conozcan, expresó Sánchez a la AP sentado en su camerino del estudio de televisión donde se grababa "Project Runway".

"Esta es una oportunidad maravillosa. Ojalá yo la hubiera tenido en mis comienzos ... De aquí pueden salir los nuevos nombres de la comunidad (de diseñadores) latinoamericana", sostuvo el diseñador venezolano, cuyas colecciones se venden en las mejores tiendas y boutiques de Estados Unidos.

En cada programa se verán escenas de las modelos desfilando en un estudio televisión con los trajes confeccionados por los participantes.

Los televidentes también accederán a imágenes de la vida cotidiana de esos diseñadores en Miami: desayunando, dibujando sus diseños y cortando las telas en una escuela de diseño, inspirándose en museos del sur de la Florida y comprando telas en las tiendas de esta ciudad.

De los 14 diseñadores participantes, cinco son de México, tres de Colombia, dos de Argentina; y uno cada uno de Chile, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela.

Los participantes conviven con un equipo de producción y cámaras que los acompañan en cada momento.

Cada día, Toledo les asigna a los participantes una tarea que deben cumplir en las siguientes 24 horas para continuar en el programa.

El diseñador argentino, que en su rol de guía y mentor es el que más tiempo comparte con los participantes, destaca la diferencia de "Project Runway" con otros reality shows.

"Este no pone de manifiesto la vida íntima, ni la sexualidad de las personas, sino su temperamento, su dedicación al trabajo, su capacidad de resolver problemas", explicó Toledo, que ha trabajado como creativo de moda en Milán y Roma.

Para el público, el programa también es una ventana al mundo desconocido de los diseñadores, dijo Toledo.

"Project Runway tiene miles de condimentos de una hermosa estética, visuales, condimentos graciosos o de situaciones cotidianas que pasan en el taller, lo que hay detrás de la moda", manifestó. "Es mostrar cómo trabajamos, cómo pensamos, cómo sufrimos", sostuvo.

El ganador obtendrá 30,000 dólares para comenzar su propia colección y la posibilidad de exhibir sus diseños en la semana de la moda de México, entre otros premios.

El diseñador colombiano Jorge Duque fue el triunfador de la primera edición.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada