"Lost" presenta su nueva y última temporada

NUEVA YORK (AP). "Lost" es otra de las prioridades del presidente Barack Obama, o por lo menos un motivo de consideración.

Obama pudo haber planeado su discurso anual sobre el Estado de la Nación para el próximo martes, la misma noche que esta popular serie comenzará su próxima y última temporada, lo que podría haber dejado a millones de sus admiradores en la duda acuciante sobre dónde estaba la isla.De modo que el presidente consideró que era mejor transmitir su discurso una semana antes para no importunar a los fanáticos.

"Lost" comenzará su temporada como estaba planeado, a las 8 p.m. tiempo del este de Estados Unidos (0100 GMT) del martes. Los admiradores pueden tener la satisfacción de que en vez de que alguien moviera a su isla, Obama movió su discurso.

Este es un asunto muy serio para los seguidores de "Lost", se trata del comienzo del fin de una serie de misterio que los ha mantenido tratando de resolver múltiples interrogantes por seis temporadas.

"¿Creen que el programa realmente puede superar lo increíblemente exasperados que estaban los seguidores la temporada pasada?", pregunta el conductor de Onion News Network a su reportera en un video paródico publicado en su sitio de internet. "¿Todavía se puede más?"

"Nadie está seguro", responde ella emocionada, "pero los productores de la serie tienen confianza".También las autoridades del país la tienen. Según The Onion, ciudades como Chicago y Seattle están convencidas de que los "admiradores estarán mucho peor que en años anteriores y han anunciado que darán albergue los martes por la noche a cualquiera que tenga la mala suerte de vivir con un seguidor de 'Lost'". En esto no hay duda, "Lost" en verdad causa un estado muy alterado en sus seguidores.

Hay otros que le ven el lado filosófico. En el ejemplar de esta semana de la revista Newsweek, el columnista Joshua Alston escribió "por encima de todo, y más que ningún otro programa reconocido de la televisión, 'Lost' es una cuestión de fe".

Pero eso no es todo: "'Lost' ha dejado de ser sólo un programa sobre la fe para convertirse en un metacomentario sobre la fe", agregó Alston.

El columnista concluye que "Lost" es un "programa sobre las preguntas más profundas que residen en la experiencia humana".

Pero quizá es un programa sobre las preguntas más profundas que viven en la misma trama.

Como sea, los fanáticos de "Lost" le subirán al volumen al tiempo que debaten estas incógnitas desesperados por encontrar la respuesta, en busca de que en algún momento no los agobie lo que parece ser la verdad.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada