Obama corteja voto juvenil en programa satírico de TV

WASHINGTON (AP). El presidente Barack Obama, que busca infundir entusiasmo entre los votantes más jóvenes antes de las elecciones legislativas del martes, llevó su mensaje a un lugar donde es probable que lo vean: el popular programa nocturno del comediante Jon Stewart.

La presencia de Obama se produce tres días antes de que Stewart organice una "Marcha para Restaurar la Cordura", una manera irónica de denunciar el extremismo político, que probablemente congregará a decenas de miles de aficionados al programa en la capital de Estados Unidos.

Es el tipo de gran público que atrajo a menudo Obama durante su campaña a la presidencia. Sin embargo, últimamente el mandatario y sus colegas demócratas no han logrado reunir esas grandes multitudes.

Los republicanos son los que parecen estar más animados para estas elecciones, con sólidas perspectivas de ganar el control de la Cámara de Representantes y una remota posibilidad de hacerse del control en el Senado.

Obama ha estado tratando de reducir lo que los analistas políticos llaman la brecha de entusiasmo, tratando de motivar a los elementos clave de su base de votantes, como trabajadores sindicalizados, los afro-estadounidenses, los hispanos, las mujeres y, con su comparecencia con Stewart, los votantes más jóvenes.

Durante su entrevista el miércoles en "The Daily Show with Jon Stewart", un programa satírico de noticias extremadamente popular entre los jóvenes, Obama elogió a varios miembros del Congreso por asumir sufragios que ellos sabían serían impopulares en lo político, pero que lo hicieron porque sabían que era lo correcto.

"Mi esperanza es que esas personas sean recompensados por asumir esos votos difíciles", dijo Obama. Si es así, "entonces los demócratas serán recompensados en la noche de los comicios."

En este año electoral _con los republicanos, sus aliados ultraconservadores del Tea Party y muchos votantes independientes enojados que culpan a Obama por el permanente malestar económico del país_ se definirán los 435 escaños en la cámara baja, 37 curules de las 100 en el Senado y la gobernación en 37 estados del país.

Los republicanos, que esperan ganar la mayoría en la Cámara de Representantes, también esperan obtener ganancias significativas en la cámara alta, pero es poco probable que conquisten una mayoría con 51 escaños. Sus perspectivas lucen aún mejor en las competencias por los gobiernos estatales.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada