Suicidio en melodrama sorprende a Gran Bretaña

Fue una de las muertes más apacibles en la historia de los melodramas televisivos pero ha tenido una fuerte reacción en Gran Bretaña.

Más de 10 millones de personas vieron la serie de larga duración "Coronation Street" el lunes cuando Hayley Cropper, enferma con un cáncer de páncreas incurable tomó una sobredosis de medicamentos y murió pacíficamente en los brazos de su amoroso marido Roy.

Algunos reconocieron la trama de la serie por su manejo sensible ante una enfermedad terminal y la muerte mientras que otros dijeron que llevaba al riesgo de impulsar los suicidios.

La activista por el derecho a morir Jane Nicklinson, cuyo fallecido esposo sufrió de síndrome de enclaustramiento y emprendió una batalla en la corte para que un médico le ayudara a terminar con su vida, dijo que la historia "ennoblece nuestra causa".

Pero el grupo anti-eutanasia Care Not Killing dijo el martes que el programa estaba en "gran peligro de normalizar un acontecimiento que es bastante raro".

La cadena de televisión ITV dijo en un comunicado que "Coronation Street", el equivalente a las telenovelas latinoamericanas en Gran Bretaña, suele tener tramas sobre asuntos médicos y sociales delicados y se reconoció que el hecho de que Hayley tuviera una enfermedad terminal tendría una resonancia profunda en nuestro público".

Agregó que los guionistas y los productores consultaron con el grupo de prevención del suicidio Samaritans y con organizaciones de lucha contra el cáncer sobre los guiones.

Samaritans expresó su preocupación de que el programa podría llevar a un pico en los suicidios. Dijo que las llamadas a su línea de ayuda tras el programa del lunes aumentaron casi un tercio en comparación con el mismo periodo la semana pasada.

Pero la directora ejecutiva Catherine Johnstone dijo que los creadores de "Coronation Street" habían abordado el asunto de manera sensible y que actuaron de forma responsable al consultar a la organización sobre la trama.

Los melodramas británicos suelen ser crudos y desarrollarse en comunidades de clase trabajadora como "Coronation Street" en el suburbio ficticio de Weatherfield en Manchester.

"Coronation Street" ha retratado la vida de sus personajes desde 1960, con una mezcla de realismo social, melodrama y humor que le ha valido millones de espectadores regulares y una variedad sorprendente de admiradores alrededor del mundo. El príncipe Carlos tuvo alguna vez un cameo y el rapero Snoop Dogg grabó un mensaje para el 50 aniversario del programa en 2010.

A lo largo de los años programas como "Coronation Street" y su rival desarrollado en Londres "EastEnders" han reflejado, y a veces impulsado, debates en la sociedad en asuntos como las relaciones gay o el racismo.

Hayley Cropper, interpretada por Julie Hesmondhalgh, causó revuelo cuando llegó a "Coronation Street" en 1998 como el primer personaje transgénero en un melodrama británico. Tras ser repudiada en pantalla se hizo de su lugar en la calle y en el corazón de los espectadores, y al final encontró el amor del tímido dueño de una cafetería Roy.

Hesmondhalgh dijo que está orgullosa de participar en una historia que creó conciencia sobre el cáncer pancreático y que le sorprendió el escándalo.

"No se trata de un asunto de muerte asistida, ella se quita su propia vida ", dijo Hesmondalgh a la BBC. "Está muy equilibrado, en las próximas semanas se verá el efecto devastador en Roy".

"La televisión crea debates, les aporta y creo que eso es maravilloso".


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes