Susan Boyle canta en final televisiva, pero ¿habrá ganado?

LONDRES (AP). Sin sucumbir a la presión, la escocesa Susan Boyle cantó hoy sábado en la final del programa de talentos musicales "Britain's Got Talent" tras haberse convertido en una celebridad, pero no se supo de inmediato si ganó.

Luego de su interpretación, la cantante amateur de 47 años que sufre dificultades de aprendizaje recibió una ovación de pie de parte del público y los jueces. Mire el vídeo aquí

Boyle, portando un vestido centelleante que llegaba al suelo, cantó con confianza la pieza que la convirtió en una sensación en internet: "I Dreamed A Dream" (Soñé un sueño), de la obra "Los Miserables".

Fue la misma canción que escogió para su audición inicial en abril, pero ahora enfrentaba una votación del público y nadie sabrá si ella o alguno de los otros nueve competidores triunfaron hasta que se divulgue el resultado a las 10 de la noche locales (2100 GMT).

El ganador recibirá un premio de 100,000 libras (159,000 dólares) y la oportunidad de actuar frente a la reina Isabel II en el Royal Variety Show.

Boyle y otros nueve competidores cantaron en directo frente a millones de británicos y espectadores de todo el mundo que la vieron por internet.

La ocasión en la que Boyle cantó por primera vez ha sido vista millones de veces y se ha convertido en el quinto video más visto en la historia del sitio en internet YouTube.

Desde entonces ella ha aparecido en el programa "Oprah Winfrey Show", uno de los más vistos en Estados Unidos. Las noticias de Boyle llegaron al sitio Twitter en la red mundial y a la prensa sensacionalista de Gran Bretaña, haciendo que Boyle se sintiera presionada.

La voluntaria en la iglesia de su pueblo perdió la calma esta semana durante una confrontación con dos periodistas en la que intervino la policía. Un juez del programa dijo que Boyle planteó abandonar la competición para calmar sus nervios.

Sus contrincantes no fueron poca cosa: el diario The Sun publicó una foto en portada de Hollie Steel, una niña de 10 años que rompió a llorar mientras cantaba "Edelweiss" del musical "La novicia rebelde" ("The Sound of Music", en inglés). Los jueces le permitieron cantar la canción de nuevo.

Boyle se mantenía como la favorita, según William Hill, una casa editorial británica que ha ofrecido realizar apuestas sobre quién ganará la competición.

La final del concurso no fue transmitida en directo en Estados Unidos ni por televisión ni internet, así que los seguidores de Boyle tuvieron que verla en portales de internet como YouTube, donde los productores del programa colocaron los videos de las actuaciones.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes