Los protagonistas de "The Vampire Diaries" se detestaban mutuamente

En muchas ocasiones las apariencias engañan y las mismas parejas que derrochan una química arrolladora en la pantalla no son capaces de soportarse en la vida real. Ese era exactamente el caso de Nina Dobrev y Paul Wesley cuando comenzaron a grabar la popular serie 'The Vampire Diaries' -conocida como 'Diarios de vampiros' en Hispanoamérica y 'Crónicas vampíricas' en España- ya que, a pesar que debían pasar mucho tiempo juntos frente a las cámaras como pareja en la ficción, detrás de ella trataban de evitarse a toda costa.

"Paul y yo no nos llevábamos nada bien al principio de la serie. Le respetaba, pero no me gustaba. Y recuerdo que después de que se estrenara todo el mundo me preguntaba si estábamos juntos. ¡Todos pensaban que existía una conexión muy buena entre nosotros! Ahora me doy cuenta de que existe una línea muy fina entre el amor y el odio, y nos detestábamos tanto que al final daba la impresión de que era amor", ha explicado a otras dos componentes del elenco, Candice King y Kaya Ewell -que daban vida a Caroline Forbes y Vicki Donovan respectivamente- en su podcast 'Directionally Challenged'.

En realidad, durante parte de los diez años que estuvo en antena la historia, Nina mantuvo un romance con otro de sus compañeros de reparto e interés amoroso de su personaje, Ian Somerhalder, que además interpretaba casualmente al hermano de Paul.Irónicamente, con el paso del tiempo ella ha acabado por sentirse más unida a la persona que peor impresión le causó en los primeros cinco meses de rodaje. En realidad, el propio Paul le advirtió de que así sería durante uno de los raros momentos de complicidad que compartieron en un principio, asegurándole que algún día echaría de menos la dinámica que se había establecido entre ellos.

"Tenía mucha razón", reconoce ella ahora. "Acabamos por entendernos y a partir de ahí todo fue bien. De hecho, creo que le veo con más frecuencia que a los demás, es con quien más tiempo paso. Probablemente seamos los que más unidos estamos. Pasamos bastante tiempo juntos y somos muy buenos amigos.

Además, adoro a su mujer. Resulta muy gracioso ver cómo cambian las cosas con el paso de los años, porque jamás se me habría pasado por la cabeza que Paul pudiera acabar siendo uno de mis mejores amigos".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes