Telemetro Telemetro Logo

Abadía de Westminster: íntimamente ligada a la monarquía

LONDRES (AFP). La Abadía de Westminster, donde el príncipe Guillermo contraerá matrimonio el 29 de abril con Kate Middleton, es una iglesia gótica anglicana íntimamente ligada desde hace siglos a la monarquía británica, tanto en los momentos alegres como en los tristes.

Para Guillermo, el templo londinense que ha albergado bodas, coronaciones y entierros reales, es sobre todo el lugar donde se celebró el solemne funeral de su madre, la princesa Diana, el 6 de septiembre de 1997, pocos días después de su repentino fallecimiento en un accidente de automóvil en París.

Del tamaño de una catedral, la iglesia fue también el escenario elegido medio siglo antes, el 20 de noviembre de 1947, para la boda de su abuela, la entonces princesa Isabel con Felipe Mountbatten. Seis años más tarde, tras la muerte de su padre, fue coronada Isabel II en el mismo lugar.

Dos de los cuatro hijos de la reina celebraron allá sus enlaces: la princesa Ana con Mark Phillips en 1973 y el príncipe Andrés con Sarah Ferguson en 1986.

Ambos matrimonios terminaron en divorcio, al igual que el de Carlos, que como heredero del trono optó por la más amplia y lujosa catedral de San Pablo para su multitudinaria boda con la princesa Diana en julio de 1981.

El templo inicialmente románico y católico fundado en el siglo XI junto a un monasterio benedictino por Eduardo el Confesor, ha sido la iglesia de las coronaciones de reyes y reinas desde Guillermo el Conquistador en 1066.

La imponente iglesia gótica actual, cuyo nombre formal es Iglesia Colegiata de San Pedro de Westminster, empezó a contruirse durante el reinado de Enrique III en 1245. Su propio sepelio, en 1272, la convirtió en principal lugar para los entierros reales durante 500 años.

En total, 17 monarcas están enterrados en esta necrópolis real convertida en mausoleo nacional con más de 3,000 tumbas de algunas de las figuras británicas más conocidas en todos los ámbitos, de Isaac Newton a Lawrence Olivier, pasando por Charles Dickens o Charles Darwin.

Otras personalidades son conmemoradas en ella, como Winston Churchill o William Shakespeare, y hay hasta una estatua en honor de monseñor Romero, el arzobispo de San Salvador asesinado el 24 de marzo de 1980.

La Abadía de Westminster ha sido también a lo largo de su historia testigo de 38 coronaciones, la última la de Isabel II en 1953, la primera que se retransmitió por televisión.

La iglesia, uno de los edificios góticos más importantes del Reino Unido, es "royal peculiar", es decir que está directamente bajo la jurisdicción del monarca, que en Inglaterra es también Gobernador Supremo de la Iglesia anglicana, y no de una diócesis. Sin embargo, se autofinancia gracias a la venta de entradas y a los donativos.

Aunque es una de las principales atracciones turísticas de la capital, la iglesia, situada junto al Parlamento de Westminster, es todavía un lugar de culto y en ella se celebran varios servicios religiosos diarios.