Telemetro Telemetro Logo

Británicos esperan una cuenta tamaño king size por la boda

LONDRES (AP). La boda del príncipe Guillermo con Kate Middleton llega con una costosa cuenta mientras algunos británicos se quejan de tanta ostentación por considerarla inapropiada en estos tiempos de austeridad.

Para miles de desempleados, los pobres que sufren por el recorte a los servicios públicos y estudiantes enfrentando fuertes aumentos en las cuotas universitarias, hay poco para celebrar.

Los novios y representantes del Palacio han dicho varias veces que están conscientes del difícil entorno.

Ciertamente, la boda no será igual a la del príncipe Carlos y Diana Spencer en 1981, cuando la ruta de la procesión hacia la catedral de San Pablo fue mucho más larga y la luna de miel duró al menos tres meses.

No se han dado a conocer datos oficiales sobre los costos de la boda, pero representantes del Palacio le confiaron a la prensa que la cifra total será de seis dígitos.

La boda no será tan costosa como la gente piensa, aseguró el Palacio, porque mucha de la gente involucrada ya trabaja para la monarquía, como los cocineros y chefs.

Además, el festejo no es una ocasión de Estado, como por ejemplo, una coronación. Eso significa que la casa real está pagando por casi todo: las flores, la carroza, los vestidos, el servicio y la recepción.

Y como no pagaron por la abadía de Westminster, la mayor parte de los gastos serán para entretenimiento.

La reina Isabel II pagó la recepción que se dará después de la boda para unos 650 invitados en el palacio de Buckingham, mientras el papá de Guillermo, el príncipe Carlos, ofrecerá este viernes una cena para 300 personas.

El año pasado, los contribuyentes británicos le dieron a la casa real 38 millones de libras (60 millones de dólares).

Otra cosa por la que pagarán los británicos es por el masivo dispositivo de seguridad, que incluye desplegar a 5.000 policías. Este gasto podría ascender a 18,7 millones de libras (12 millones de dólares).

La boda también le inyectará algo de efectivo a la economía. Los analistas calculan que le aportará unas 1.000 millones de libras (1.600 millones de dólares), principalmente por las ventas y el negocio de la hospitalidad.