Telemetro Telemetro Logo

Londres se viste de gala para el matrimonio del año

LONDRES (AP). Feriado nacional, celebraciones, fiestas y bares con permiso para ampliar sus horarios.

Londres viste sus mejores galas con motivo de la boda entre el príncipe Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton. Cualquier detalle recuerda la celebración del enlace.

"Habíamos venido de turismo, pero es realmente sorprendente todo lo que se ha montado alrededor de la boda", explicó Ingrid Ojeda, una venezolana de 45 años, acompañada por sus dos hijas. "Es de locos".

El London Eye, la gigantesca noria junto al Támesis que ofrece la mejor vista panorámica de toda la ciudad, ofrece un pase gratis a todas las parejas que se llamen Guillermo y Kate.

En el mítico teatro Shakespeare's Globe, se representa "All's well that ends well", la comedia shakesperiana sobre una doncella que persigue a un príncipe para conseguir su amor.

En la Opera, se ofrece "Cenicienta", quizá para recordar como Middleton, una plebeya, fue capaz de robar el corazón del príncipe.

Nada escapa al ambiente festivo que rodea al enlace.

"Cuando organizamos el viaje no sabíamos lo de la boda, pero la verdad es que la ciudad está muy bonita", relató Javier Ortiz, un turista mexicano de 31 años.

"Ahora tenemos familiares que nos piden recuerdos de la pareja. Sobre todo de Guillermo. Dice mi madre que era el soltero más cotizado", bromeó.

Las calles visten las banderas británicas y el gobierno decretó feriado nacional. Mientras miles de personas se preparan para saludar a la caravana real en los alrededores de la abadía de Westminster y el Palacio de Buckingham, el resto organizan sus fiestas.

Hoteles, bares o locales tienen preparado un menú especial para conmemorar la ocasión. Los precios pueden oscilar desde los 30 dólares hasta los 200 dólares o más.

Se calcula que hay más de 5,500 fiestas convocadas en el Reino Unido. Eso sin contar las pequeñas celebraciones familiares o en municipios pequeños.

Se ofrece comida, bebida y, por supuesto, el tradicional té de las cinco de la tarde. Se espera que la noche de festejos sea muy larga, por eso se ha permitido a los tradicionales "pubs" ampliar su horario habitual de cierre.

La tradicional campana que anuncia el final de la venta de alcohol en estos bares no sonará a las 23:00 horas, como suele ocurrir, sino a la medianoche o la una de la madrugada.