Telemetro Telemetro Logo

Pamelas, sombreros y tocados florales dan color a la boda real

Londres (EFE). Las numerosas pamelas, los sombreros y tocados con adornos florales de llamativos colores que llevaban las mujeres, junto con los elegantes frac de los caballeros, dominaron el escenario de los invitados al enlace real entre el príncipe William y Katherine en la abadía londinense de Westminster.

La abuela del novio, la reina de Inglaterra, vestía un traje amarillo prímula y un abrigo de verano a juego, diseño de la modista Angela Kelly, conjuntado con una pamela del mismo tono adornada de rosas.

Por su parte, la duquesa de Cornualles y esposa del príncipe Carlos, Camilla, eligió para la ocasión un vestido de tono champán de la diseñadora Anna Valentine, a juego de una chaqueta del mismo color combinada con detalles azules de la misma firma.

Acompañó el conjunto con un pequeño bolso y una pamela de mayores dimensiones diseñada por el famoso sombrero Philip Treacy.

La reina Sofía de España y su nuera, la princesa Letizia, se sumaron, como otros miembros de la realeza, a la moda y al protocolo de esta especial jornada festiva en el Reino Unido con tocado de color lila azulado y sombrero salmón, respectivamente, a juego con sus vestidos.

Las dos representantes de la Corona española estaban acompañadas del príncipe Felipe, con el uniforme de gala de capitán de fragata de la Armada.

Doña Sofía lucía una creación de la diseñadora española Margarita Nuez, de la que también vistió anoche otro traje. En esta ocasión, eligió un traje de falda y chaqueta liso con adornos florales del mismo tono a modo de botones.

Mientras, Doña Letizia se decantó por un diseño del también español Felipe Varela, algo ceñido a la altura de la cintura y acompañado de guantes largos.

La madre de la novia, la ex azafata Carole Middleton, lució una elegante pamela de perfecta circunferencia de la diseñadora Jane Corbett, radicada en el condado de Berkshire, donde la familia Middleton tiene su hogar.

La pamela de Carole, azul celeste, a juego de su vestido y chaqueta de seda, diseñado por Catherine Walker, y con un bolso sin asas de tono grisáceo conjuntado con los zapatos, resultó una de las más discretas de las que se veían en la ceremonia.

La larga chaqueta que cubría su vestido a la entrada a la abadía lucía un crespón de lana en el cierre de esa prenda y ribetes trenzados a la altura de la cintura y en los puños.

Por encima de todos los tocados florales que lucieron las damas este gran día destacó el de la española Miriam González Durántez, esposa del viceprimer ministro británico Nick Clegg.

Ésta acudió al acto con un diseño de Miguel Palacios de color crema salteado de lunares negros y un chal de seda cruzado del mismo color, al igual que los guantes.

El detalle más prominente en su vestuario era la voluminosa floritura de color rojo intenso que combinaba con el pintalabios y contrastaba con la sencillez de Samantha Cameron, esposa del primer ministro, el conservador David Cameron.

Samantha, sentada en la ceremonia junto a su marido y muy cerca de Nick y Miriam, lució un vestido color esmeralda nada ostentoso y una melena suelta con un mínimo detalle en uno de los lados.

Las princesas Eugenia y Beatriz, hijas del príncipe Andrés y Sarah Ferguson, se distinguieron por sus exagerados tocados.

Beatriz lució su pelirroja melena suelta con un tocado beis alto sobre la frente mientras que Eugenia eligió un bonete azulón adornado con un plumaje color crema y una amplia flor de tonos morados y negros.

Más éxito pareció tener entre el público la decisión de la ex cantante de las "Spice Girls" Victoria Beckham, que exhibió un diseño propio de color oscuro con un bonete a juego bastante discreto del que colgaba una cinta ondulada.

Entre los hombres predominó el chaqué o frac, apropiados como etiqueta para una ceremonia real, aunque algunos, los menos, optaron por el traje de chaqueta.