El gato Achilles, oráculo de la Copa de las Confederaciones