Insólito

En un taller mecánico de Filadelfia, las mujeres están al mando