Anuncios del Super Bowl de este año vuelven a ser alocados

NUEVA YORK ( AP). Los anuncios del Super Bowl volvieron este año a su raíces estrafalarias, después que los mensajes publicitarios del año pasado fueron desacostumbradamente sombríos, a tono con el estado de ánimo nacional, estremecido por la crisis financiera.

En los anuncios de este año los hombres caminan sin pantalones por una colina, hay carruseles de juguete en Las Vegas y el avaro personaje Mister Burns, de la serie televisiva " Los Simpsons", pierde su fortuna pero encuentra la felicidad.

Es un indicio de que el público se siente mejor _ o por lo menos desea sentirse mejor _ sobre la economía, según los entendidos.

Los anuncios del domingo en el segmento más caro de la publicidad estadounidense aspiran además a centrar la atención del público en el valor de los bienes y servicios ofrecidos.

Los anuncios ofrecen productos de todo tipo, desde televisores económicos de Vizio a automóviles de bajo costo fabricados por Kia.

La cadena de restaurantes Denny's ofrece nuevamente sus desayunos Grand Slam, el cantante Charles Barkley ensalza la comida rápida que por cinco dólares puede ser adquirida en la cadena Taco Bell y los Osos de Chicago de 1985 resucitan su famoso baile del " Super Bowl Shuffle" al anunciar la marca de teléfonos pre pago Boost Mobile.

Los anuncios del Super Bowl son esperados con impaciencia y generalmente son divertidos. El partido es visto tanto por su emoción deportiva como los el contenido y tono de su publicidad. En el de este año transmitido por la cadena CBS actúan los mariscales Drew Brees, de los Saints de Nueva Orleans, contra Peyton Manning de los Colts de Indianápolis.

El año pasado en el partido fueron transmitidos varios anuncios de tono desacostumbradamente sombríos. Los de la cervecera Anheuser-Busch, con sus caballos de tiro Clydesdale, fueron tradicionales y placenteros, pero no divertidos. El anuncio reflejó el estado de ánimo nacional, estremecido por la crisis financiera.

Desde luego, no todos los anuncios son divertidos.

Una destacada salvedad es el anuncio contra el aborto del grupo conservador cristiano Foco en la Familia (Focus on the Family). Es protagonizado por el mariscal de los Gators de la Florida Tim Tebow, ganador en 2007 del Trofeo Heisman y que ayudó a su equipo a ganar dos campeonatos de fútbol estadounidense universitario. La madre de Tebow no quiso abortar su nacimiento.

En general, sin embargo, el sentido del humor ha reaparecido con fuerza.

" Hace seis meses si uno se sentía optimista o feliz, era algo extraño y la gente te miraba pensando '¿Cuán insensible puede ser?'", comentó Allen Adamson, director gerente de la firma Landor Associates, en Nueva York. " Ahora es socialmente aceptable no estar triste o deprimido, aunque dentro de un límite razonable".

Los 30 segundos de anuncio se vendieron por un mínimo de 2,5 millones de dólares y algunos por más de tres millones. El partido del año pasado produjo 213 millones dólares en concepto de publicidad, según la empresa Kantar Media.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes