Asesino en Yale sería alguien con acceso a la universidad

NEW HAVEN, Connecticut, EU ( AP). La evidencia en el asesinato de una estudiante de la Universidad de Yale cuyo cadáver fue hallado tras la pared de un laboratorio apuntaba el lunes cada vez más a un crimen cometido por alguien con acceso al campus.

La estudiante Annie Le, de 24 años, fue encontrada el domingo, día en que se iba a casar, cinco días después de que desapareció de un edificio de laboratorios con fuertes medidas de seguridad al que sólo pueden entrar empleados de la universidad.

El lunes, la policía intentó calmar los temores de los habitantes de la prestigiosa institución al decir que la muerte de Le fue un acto premeditado. Sin embargo, las autoridades se negaron a decir quién es sospechoso o por qué alguien querría matar a la joven apenas días antes de casarse.

" Nosotros no creemos que sea un acto aleatorio", dijo el vocero policial Joe Avery a The Associated Press. No entró en detalles, pero dijo que la policía no considera que nadie más en la universidad esté en peligro y desmintió informes periodísticos de que un sospechoso había sido detenido.

Las autoridades de la universidad dijeron que el edificio donde trabajaba Le reabriría con seguridad adicional, pero algunos estudiantes seguían preocupados.

" Ya no caminaré sola por la noche", dijo la jamaiquina Natoya Peart, de 21 años. " Le podría suceder a cualquiera, en cualquier momento y lugar".

Muneeb Sultan, estudiante de química de 20 años, dijo estar impresionado de que un asesinato pudiera ocurrir en un edificio vigilado de la universidad.

" Es una idea que asusta, pensar que hay un asesino dando vueltas por el campus", dijo.

La policía estatal encontró un cadáver alrededor de las 5 de la tarde del domingo, el mismo día en que Le, que estudiaba farmacología y era oriunda de California, se iba a casar con Jonathan Widawsky, estudiante de posgrado en física en la Universidad de Columbia.

La policía dijo que Widawsky no es sospechoso y está cooperando en la investigación.

El lunes, una autopsia confirmó que los restos hallados en una cavidad profunda donde se instalan cables y tuberías son de Le. El edificio es parte de un complejo de la facultad de medicina, a un kilómetro y medio (cerca de una milla) del campus principal, y el acceso está restringido a empleados con tarjetas de identificación. Hay 75 cámaras de seguridad que vigilan todas las entradas.

El laboratorio de Le estaba en el sótano del edificio de cinco pisos. Su oficina estaba en el tercer piso, donde se encontraron su identificación, dinero, tarjetas de crédito y bolso.

Autoridades del campus dijeron que la red de seguridad registró que Le ingresó al edificio con su tarjeta magnética el martes por la mañana, pero los videos nunca captaron su salida.

Una amiga dijo el lunes que la estudiante de doctorado nunca mostró indicios de preocupación sobre su seguridad personal, aunque había escrito un artículo sobre la delincuencia en la zona el año pasado.

" Si ella hubiese estado preocupada por eso, le habría dicho algo a alguien y ellos lo sabrían", le dijo Jennifer Simpson a la cadena de televisión CBS.

Simpson y otra amiga, Laurel Griffeath, dijeron que Le era muy amigable y no podían imaginarse que nadie quisiera hacerle daño.

La universidad planeaba hacer una vigilia a la luz de las velas en su honor la noche del lunes.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes