Asesino de la guardería en Bélgica "oía voces"

BRUSELAS (AFP). El joven belga de 20 años acusado de la matanza en una guardería infantil en Termonde (noroeste) el pasado viernes y del asesinato de una anciana a mediados de enero cerca de Anvers (norte) sufría "problemas psíquicos" y "oía voces", indicó hoy martes su abogado.

Un tribunal de Bélgica prolongó sin sorpresa la detención provisional de Kim De Gelder, de 20 años, durante un audiencia a puertas cerradas en la que el acusado se mantuvo en silencio.

"Hay pruebas de que sufre problemas psíquicos, pero eso deberá demostrarlo el informe psiquiátrico. Hacia sus 15, 16 años, había tenido una grave depresión y había adoptado un comportamiento extraño", declaró a la prensa el abogado designado de oficio, Jaak Haentjens.

"Cuando tenía 18 años, sus padres querían internarlo, pero eso no se produjo porque Kim De Gelder aceptó seguir un tratamiento. Un psiquiatra estimó que no era necesario internarlo. En esa época, Kim oía voces dentro de su cabeza", agregó.

En los últimos dos años, el joven continuó aislándose cada vez más de su familia hasta alquilar un apartamento en el que vivía solo desde hacía unos meses, según su abogado.

Haentjens formuló estas declaraciones luego de que la cámara del consejo del tribunal de apelación de Termonde confirmase sin sorpresa la orden dictada por un juez de instrucción contra De Gelder, prolongando su detención provisional.

Kim De Gelder está acusado del asesinato a puñaladas de dos bebés y una puericultora de la guardería de Termonde, así como de la muerte de Elza Van Raemdonck, una mujer de 73 años apuñalada el 16 de enero en su granja de Beveren, cerca de Amberes.

El joven, que no había hablado a los investigadores desde su detención, unas dos horas después del sangriento ataque a la guardería "País de las Fábulas", comunicó el lunes por la noche a través de su abogado que está dispuesto a colaborar con la justicia.

"Entiende que hizo algo inhumano. Pienso que siente remordimientos", declaró Haentjens, dando a entender que De Gelder había reconocido implícitamente los hechos de Termonde.

Sin embargo, el abogado se mostró mucho menos afirmativo el martes: "Cuando se lo confronta a lo ocurrido dice que no se acuerda de nada", declaró, explicando que el joven "encuentra aterrador lo que sucedió con las víctimas".

En cuanto al asesinato de la anciana en Beveren, el joven afirmó a su abogado no saber nada al respecto, aunque la fiscalía asegura, sin dar detalles, que tiene "elementos muy concretos para vincular los dos hechos".

Un equipo de tres psiquiatras designado por el juez de instrucción estuvo por primera vez el lunes con el sospechoso.

En las semanas o meses próximos, esos psiquiatras deberán definir si Kim De Gelder era responsable de sus actos en el momentos de lo hechos y en la actualidad.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes