Australia busca mejor control de cocodrilos mortales

SYDNEY (AP). El Territorio Septentrional de Australia podría permitir que se recolecten más huevos de cocodrilo y se organicen partidas de caza limitadas de los reptiles _aunque no una matanza en gran escala_ después de una serie de ataques fatales a seres humanos, dijo ayer miércoles el gobierno regional.

Una propuesta de cinco años difundida el miércoles permitiría la recolección de hasta 50,000 huevos de cocodrilo en comparación con la cuota actual de 35,000 y expandiría la zona de vigilancia y captura fuera de la capital del territorio, Darwin.

El programa no permitirá la matanza masiva de cocodrilos de aguas saladas ni está orientado a reducir drásticamente su número, dijo la ministra ambiental del territorio, Alison Anderson. Destacó que los cocodrilos eran un hecho aceptado en el norte de Australia.

"Es importante que la gente que vive en Darwin y alrededores sea consciente de la realidad de convivir con los cocodrilos y la amenaza que presentan", afirmó. "Mataron hoy, mataron ayer y seguirán matando mañana".

Muchos residentes del territorio han reclamado una matanza masiva de los cocodrilos de aguas saladas después de cuatro ataques mortales en las afueras de Darwin en los últimos siete meses, incluyendo dos el mes pasado.

La niña Briony Goodsell, de 11 años, nadaba con su hermana y otros amigos en una laguna a mediados de marzo cuando fue arrastrada por un cocodrilo. La semana pasada un hombre de 20 años fue atrapado por otro cocodrilo cuando fue a nadar de noche.

El plan sugiere permitir safaris de caza para clientes pagos, con cuotas para el número de reptiles que puedan matar los turistas o cazadores de trofeos. Esa parte de la propuesta debe ser aprobada por el gobierno federal, que actualmente prohibe la caza del cocodrilo.

Se calcula que el Territorio Septentrional tiene 80,000 cocodrilos de agua salada, el mayor número en Australia. Ese animal, el reptil más grande del mundo, crece hasta alcanzar unos 7 metros (23 pies) de largo. Son más proclives a atacar a seres humanos que los más pequeños cocodrilos de agua dulce que también habitan en el área.

Su cacería llevó a ambas especies al borde de la extinción, pero se han tornado abundantes en la zona tropical del norte desde que pasaron a ser protegidas por ley federal en 1971.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes