Aventurero cruza Canal de la Mancha impulsado por cohete

DOVER, Gran Bretaña (AP). Después de un vuelo solitario de 10 minutos, un aventurero suizo cruzó hoy viernes, el Canal de la Mancha con una aeronave casera _ un ala fija impulsada con un cohete de chorro _ y bajó en paracaídas en un terreno cerca de los acantilados de Dover.

Yves Rossy se descolgó de un avión a 2.500 metros (8.800 pies) de altura, encendió el cohete y completó el trayecto de 35 kilómetros (22 millas) desde Calais, en Francia.

El hombre cohete pasó por encima de un faro donde Guglielmo Marconi hizo sus experimentos de radiotelegrafía en 1898 y abrió su paracaídas con el ala todavía aferrada a la espalda.

"Fue perfecto. Un cielo azul, soleado, sin nubes. Condiciones ideales", afirmó. "Lo preparamos todo y resultó espléndido".

El trayecto conmemoró la ruta del aviador francés Lous Bleriot, el primero en cruzarlo en avión hace 99 años. Bleriot usó el faro como punto de referencia durante su vuelo pionero, dijo el administrador del edificio Simon Ovenden.

Cientos de espectadores corrieron a recibir a Rossy para fotografiarlo con cámaras y teléfonos celulares.

"Es un logro notable. Vimos la culminación del hecho cuando bajó a tierra con el paracaídas. Fue digno de entusiasmo", dijo uno de los espectadores, Geoff Clark, residente en Chatham.

El ala, de un compuesto de carbón y con un peso de 55 kilogramos (121 libras) cuando está llena de combustible, tenía adosadas cuatro turbinas impulsadas por queroseno para mantener a Rossy en el aire. El ala no tenía barra direccional y Rossy movía su cuerpo para controlar el movimiento.

El suizo usó un traje resistente al calor, similar al de los bomberos y pilotos de automovilismo, para protegerse del calor de las turbinas. El efecto enfriador del viento y la altura también impidieron que el calor le afectara.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes