Balsa hecha con basura cruza el Pacífico en tres meses

HONOLULU (AP). Dos hombres que cruzaron el Pacífico en tres meses con una balsa hecha de botellas de plástico finalizaron su travesía con una llegada triunfal a Honolulú.

El objetivo del viaje era conscientizar sobre la basura que se tira al océano.

"Lo logramos", gritó Marcus Eriksen a una veintena de personas que se reunieron para recibirles en el puerto de Ala Wai. "¿Donde está la comida?", preguntó.

Eriksen y su compañero Joel Paschal llegaron bronceados, hambrientos y sucios. Sus amigos les recibieron con comida y cerveza para celebrar el final de un viaje de 4.184 kilómetros (2.600 millas) sobre una balsa de escombros llamada "Junk" (Basura).

"Nos acostumbramos a comer pescado y mantequilla de cacahuete", dijo Eriksen, que celebró su 41 cumpleaños a bordo del bote.

Ambos marineros partieron de Long Beach, California, el día 1 de junio. La balsa, de más de nueve metros (30 pies) de largo, está hecha con 15.000 botellas de plástico y un camarote construido con fuselaje de un avión.

Los viajeros se dieron cuenta en el mar de que navegaban más despacio de lo previsto y tardarían más de seis semanas en llegar a su destino.

"Tuvimos que racionar nuestra comida durante un tiempo", dijo Paschal, de 32 años.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes