Bolivia: rector de universidad compraba cadáveres

LA PAZ ( AP). La policía boliviana detuvo al rector de una universidad tras hallar cinco cadáveres en descomposición en la azotea de un edificio donde funciona un cine en la ciudad de Cochabamba, informó un jefe policial.

Los malos olores alarmaron a los vecinos quienes alertaron a la policía. Los agentes descubrieron el martes que los cadáveres estaban en " pésimas condiciones" y al aire libre, informó a la AP por teléfono el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) coronel Julio César Miranda.

El rector de la universidad privada Saint Paul, a quien Miranda identificó como Juan Villarroel Rodríguez, declaró a la policía tras ser detenido que " compró" los cadáveres de un hospital público en La Paz y pagó el equivalente a 140 y 214 dólares respectivamente, explicó el policía.

Los cadáveres estaban con formol, varios de ellos no tenían cráneo, a otros les faltaba vísceras y todos estaban depositados " en cajas en estado lamentable" en la terraza del edificio Astor, en la ciudad de Cochabamba, al centro de Bolivia.

En la planta baja del edificio funciona el cine Astor y en los altos y la azotea la facultad de Medicina de la Universidad privada, que entre sus estudiantes tiene a muchos brasileños, según Miranda.

Se agregó que los cadáveres fueron transportados a Cochabamba en un camión de mudanzas junto a muebles para la universidad, que tiene dos años de funcionamiento.

Contactada por la AP en La Paz donde tiene su sede principal, Saint Paul dijo que no se pronunciará por el momento.

En su sitio de Internet, la Universidad de Saint Paul señala que su misión es " formar profesionales que deseen alcanzar el más alto nivel académico y técnico, aplicando la ciencia futura que contribuya al bienestar de la sociedad, inspirados en los valores de la inmortalidad del hombre legado por San Pablo, su mentor, para participar en el más alto nivel de contribución al desarrollo de la sociedad".

Junto al rector también fue detenida su secretaria quien además es estudiante de medicina.

" Al margen de las condiciones inadecuadas en las que encontraban los cuerpos se ha puesto en riesgo la salud pública y la policía investiga si el caso está relacionado con un tráfico de órganos", sostuvo Miranda. Los restos fueron llevados a una morgue.

Explicó que para los casos de uso pedagógico de cadáveres debe intervenir la fiscalía y se deben cumplir con procedimientos. Un fiscal decidirá este miércoles la suerte de los dos detenidos.

En el pasado hubo similares denuncias de una supuesta venta ilegal a estudiantes de medicina de cadáveres de indigentes o de fallecidos cuyos cuerpos no son reclamados por sus familiares.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes