Brasil: asesino de inglesa, muy drogado para recordar

GOIANIA, Brasil (AP). Un joven brasileño que supuestamente confesó a la policía el asesinato y descuartizamiento de una menor inglesa, afirmó el viernes que estaba demasiado drogado para recordar lo que hizo en el momento del crimen.

"No recuerdo mucho, estaba demasiado drogado", declaró el brasileño Mohammed D'Ali Carvalho dos Santos a la AP desde su celda de dos por cinco metros en la delegación policial de Goiania, 200 kilómetros al oeste de Brasilia, donde permanece detenido desde el jueves.

Dijo que había usado crack y cocaína la noche del sábado cuando supuestamente apuñaló a la joven inglesa Cara Marie Burke, de 17 años, antes de decapitarla y cortarle las extremidades.

El torso fue encontrado en una valija a la orilla de un río cerca de Goiania, mientras que las otros restos fueron arrojados a un río en la localidad de Bonfinopolis, a 20 kilómetros de la ciudad.

Consultado cómo se sentía por los hechos de los que se le acusan, respondió "mal, muy mal", y admitió que la noche del crimen había peleado con la joven, a quien conoció en Londres. La madre y un hermano de Carvalho viven en la capital británica.

En la mañana del viernes, Carvalho fue llevado al puente sobre la quebrada donde habría arrojado cuatro bolsas plásticas con la cabeza, brazos y piernas de Burke, mientras un equipo de rescate de los bomberos peinó el área en busca de los restos.

Al llegar al sitio, Carvalho respondió enojado a periodistas que le preguntaron si recordaba dónde había arrojado el cuerpo de la joven. "La arrojé en su casa", respondió.

El delegado policía Jorge Moreira da Silva, jefe de homicidios de Goiania, dijo que el caso está cerrado porque las evidencias recogidas confirman la confesión del joven Carvalho.

"Es un tipo frío, osado, implacable, tranquilo, tanto a la hora de cometer el asesinato como al descuartizarla y al confesar el crimen", declaró Moreira da Silva a periodistas.

Señaló que las autoridades también están buscando a un hombre identificado como Jorge a quien acusan de haber ayudado a Carvalho a deshacerse de los restos de la joven inglesa, pero aclaró que no participó en el asesinato y descuartizamiento.

Carvalho habría confesado a la policía que apuñaló a Burke la noche del sábado cuando ella amenazó con denunciarlo como traficante y usuario de drogas. Tras el asesinato, según Moreira, el joven fue a ver un recital de la cantante de funk Mulher Melancia (Mujer Sandía), antes de regresar a su casa el domingo, para descuartizarla.

El delegado policial Ailton Ligorio, quien inspeccionó el apartamento de Carvalho la noche del jueves, dijo que se encontraron manchas de sangre por todo el lugar, en especial la habitación, la sala y el baño, donde supuestamente descuartizó a la víctima.

El teléfono celular de Carvalho tenía una foto macabra del cuerpo desmembrado de Burke con la cabeza encima.

La policía dice que había una relación íntima entre Carvalho y Burke, pero la familia de la adolescente británica negó la versión.

Un hermano de Burke, Michael, dijo al diario londinense The Times que su hermana tenía previsto regresar a Londres hace varias semanas, pero que lo aplazó tras quedar herida en un accidente de motocicleta.

"Mi madre había comprado el billete de regreso y la estábamos esperando", dijo Michael Burke al diario.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes