En California ni los cadáveres se salvan de la crisis

LOS ÁNGELES ( AFP). Aumentan los cadáveres sin reclamar en las morgues y los funerales se reducen al mínimo para ahorrar gastos: en California los muertos y el comercio que los rodea hasta su destino final también sufren los efectos de la crisis.

En Los Angeles, el Instituto de Medicina Forense y la morgue del condado están enfrentando un aumento sin precedentes del número de cuerpos que no reclama ningún familiar.

" La razón invocada por las familias es la crisis económica", declaró a la AFP Craig Harvey, director de operaciones en el Instituto de Medicina Forense de Los Angeles. " Nos dicen que no tienen los medios para pagar los funerales", agregó.

En los últimos 12 meses, la institución de medicina legal, que recibe los cadáveres de homicidios o de muertes dudosas, tuvo que proceder a 712 cremaciones, contra 525 que se realizaron en el mismo periodo el año anterior, lo cual significa un aumento de 36% en un año, dijo Harvey.

En la morge de Los Angeles el aumento se ubicó en 25%.

La cremación se realiza alrededor de un mes después de la muerte, si la familia no se ha manifestado. Las cenizas luego se conservan por unos dos o tres años antes de ser dispersadas en una fosa común.

Reclamar un cuerpo en el Instituto de Medicina Forense cuesta a la familia 200 dólares y retirar las cenizas 352 dólares; si es en la morgue el monto sube a 466 dólares.

La actual crisis que atraviesa California no es la única que ha vivido el estado en los últimos 30 años, pero Craig Harvey afirmó que no recuerda haber visto " una situación como esta".

" Pareciera que esta crisis está golpeando a un mayor número de personas" que las anteriores, comentó el funcionario.

De hecho, aunque la inmensa mayoría de las personas que mueren cada año en Estados Unidos, 2,4 millones en 2007, se benefician de funerales tal como reza la tradición americana -con servicio de comidas para los asistentes en muchos casos-, las familias refunfuñan cada vez más a la hora de gastar.

" Realizamos un estudio entre nuestros miembros a principios de año y la mayoría indicó claramente que las familias están haciendo elecciones diferentes en materia de funerales", sostuvo Jessica Koth, portavoz de la Asociación Nacional de Empresas de Pompas Fúnebres (NFDA).

La crisis económica es mencionada para justificar la elección de " sarcófagos o ataúdes menos caros", precisó Koth a la AFP.

Las familias ahorran también en flores, intentan que el funeral se realice en un solo día -en Estados Unidos el último adiós a una persona fallecida puede durar varios días-, con el servicio fúnebre y el entierro preferiblemente concentrado en una jornada y sin procesión, agregó Koth.

Paralelamente, el número de familias que ha optado por la cremación, más barata que el entierro, no ha dejado de aumentar en los últimos años.

En 2007, las incineraciones representaban cerca de 35% de los diferentes tipos de funerales a nivel nacional, contra 23,6% hace 10 años, según las estadísticas de la NFDA. En California, la proporción superó el 50%.

Sin embargo, " las cremaciones han venido aumentando cada año desde los años sesenta", relevó Koth. Es por eso que " es difícil decir si este aumento que estamos viendo ahora obedece a la economía", aclaró la portavoz de la asociación de funerarias.

La diferencia de costos es notable: una cremación cuesta alrededor de 1,000 dólares, mientras que un entierro tiene un precio promedio de 7,300 dólares, además de unos 3,000 dólares que puede costar un ataúd simple en metal, según la NFDA.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes