Carteles mexicanos producen marihuana en bosques EU

PORTERVILLE, California, EU (AP). Los parques y bosques nacionales de Estados Unidos, explotados por los carteles de narcotraficantes mexicanos, se han convertido en lugares altamente contaminados por el uso de químicos tóxicos para obtener lucrativas cosechas de marihuana en las zonas montañosas, según autoridades federales.

Las zonas de siembra han tomado el control de la Cordillera de las Cascadas en la costa oeste, así como en los terrenos federales en Kentucky, Tenesí y Virginia Occidental.

Setecientos campos de siembra han sido encontrados tan sólo en terrenos del Servicio Forestal en California en el 2007 y el 2008. Las autoridades afirman que el bosque nacional de Sequoia con una extensión de 4,660 kilómetros cuadrados (1,800 millas cuadradas) es el más afectado.

En la actualidad los rocíos contra plagas y hierba mala, prohibidos desde hace mucho en Estados Unidos, han sido traficados a los campos de marihuana. Las hormonas para el crecimiento de las plantas se desechan en los ríos y el agua es encauzada a lo largo de kilómetros en tubos de plástico PVC.

Los productores colocan veneno para ratas en el terreno para ahuyentar a los animales de las plantas más jóvenes. En muchos lugares se pueden encontrar cadáveres de venados y osos que son cazados furtivamente por los trabajadores de los plantíos durante la temporada de siembra, que dura cinco meses y ahora se acerca su final.

"Lo que sucede en los terrenos públicos es una crisis en todos los niveles" dijo Ron Pugh, agente del Servicio Forestal. "Son los recursos más valiosos de Estados Unidos, y están siendo devastados por un negocio realizado por extranjeros armados. Es un enorme desastre".

La primera documentación de la presencia de los carteles de la marihuana en el parque nacional de Sequoia data de 1998.

Después, el refuerzo en la seguridad de la frontera tras los ataques del 11 de septiembre del 2001, obligó a los productores de nivel industrial a cambiar sus operaciones hacia dentro del terreno estadounidense, según las autoridades.

Cada año se emplean millones de dólares para encontrar y eliminar los campos de producción de marihuana en terrenos federales y estatales, pero las autoridades federales dicen que no hay dinero previsto para auxiliar con el desastre ecológico que queda después de que los helicópteros acaban con las siembras.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes