Chica marinera se reúne con hermano tras rescate

SAINT DENIS, Reunión (AP). La marinera Californiana de 16 años Abby Sunderland se reunió con su hermano el sábado y defendió a su familia ante las críticas sobre la edad a la que trató de darle la vuelta al mundo en velero

Aunque estaba triste por la pérdida de su bote tras una tormenta en el sur del Océano Indico, Sunderland dijo que no dejará de ser una marinera.

"Me da mucha pena que las cosas no fueron como las planeamos", dijo Sunderland a los reporteros después de llegar a Saint Denis, capital de la isla francesa de Reunión al este de Africa, a bordo de un buque patrulla francés.

"Sabía qué era lo que tenía que hacer, estaba preparada para cualquier cosa que pudiera ocurrir", dijo acompañada de su hermano Zac, de 17 años, que viajó a Reunión para acompañarla.

Su hermano tomó otro bote para encontrar al buque patrulla a su llegada a puerto, trepó a bordo y la abrazó mientras Abby lloraba.

El accidente del 10 de junio "terminó mi viaje, pero no terminó con mi sueño", dijo Abby Sunderland. A pesar de esto se puso pálida y no respondió cuando le preguntaron si dentro de poco intentaría hacer otro viaje alrededor del mundo sola.

Sus padres se quedaron en California pues su madre pronto dará a luz a su octavo hijo.

Sunderland, cuyo padre es un experto en construcción de buques y es dueño de una compañía de manejo de yates, partió en su velero de Marina del Rey en Los Angeles el 23 de enero. En abril tuvo que abandonar la idea de convertirse en la persona más joven en circunnavegar el mundo sola cuando tuvo que detenerse para hacer reparaciones a su bote Wild Eyes.

El 10 de junio las enormes olas del Océano Indico rompieron el mástil de su embarcación. Dos días después la rescató un buque pesquero francés a unos 3,200 kilómetros (2,000 millas) al oeste de Australia.

Abby describió los momentos difíciles en medio de las tormentas y su sorpresa cuando un avión australiano logró verla y también el momento cuando vio al bote francés unas 40 horas después.

"Los últimos meses han sido los mejores de mi vida", dijo acompañada por su hermano.

"Estaba en una aventura y hay cosas que no se pueden planear", dijo.

Agradeció a todos los que ayudaron en su rescate, en especial a las autoridades francesas y australianas y reconoció el "debate sobre los costos de rescate".

"Se que Estados Unidos haría lo mismo para un ciudadano de cualquier otro país como lo hicieron estos países por mí", dijo.

En el futuro le gustaría escribir un libro y no piensa dejar de hacerse a la mar.

Por ahora lo que más le importa es regresar a casa.

"Voy a tener un hermanito pronto", dijo. "Y me gustaría ver a mi perro".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes