Coffee shops dicen adiós al tabaco, ahora hierba pura

LA HAYA (AFP). El próximo 1 de julio, Holanda se sumará a los países europeos que han prohibido fumar en los bares y restaurantes, una medida que también se aplicará a sus famosos coffee shops, donde los consumidores de marihuana conservarán su santuario, siempre y cuando no la mezclen con tabaco.

Único país europeo en conceder licencias a los cafés para el consumo de marihuana, desde 1976, Holanda encara ahora una situación singular, que para el sector se traduce en una afrenta a la propia idiosincrasia del país.

Los propietarios de los coffee shops tienen razones para inquietarse a pesar de que su producto estrella esté a salvo de la nueva legislación: la mayoría de holandeses prefiere fumar su porro mezclado con tabaco.

De ahí que estos establecimientos se hayan sumado al resto de bares y restaurantes para poner el grito en el cielo. Muchos amenazan con echar el cerrojo.

"Los restauradores tienen miedo: los sondeos muestran que el 60% piensa vender su establecimiento", asegura en su sitio internet Horecasite, uno de los mayores agentes inmobiliarios del sector de los restaurantes.

El número de locales en venta se disparó de 1,350 en enero a 1,600 en junio.

"Abandonamos el barco antes de que sea demasiado tarde", se asegura en esta página web.

Al grito de "Salven a los pequeños cafés", los patrones de restaurantes han lanzado una campaña judicial, que será examinada el martes.

"La prohibición de fumar es un ataque contra nuestra cultura social", denuncian los promotores de la campaña, que representan a 418 locales.

Para el grupo de presión Forces Nederland, la nueva ley es contraria al espíritu holandés y estima que cada patrón "debería poder decidir por sí mismo a quién quiere acoger en su establecimiento".

Pero no todo el mundo es reacio a enterrar el tabaco en los lugares públicos.

El instituto de salud Nivel ha publicado un estudio que asegura que los espacios libres de humo atraerán a hasta 800,000 nuevos clientes, entre asmáticos y no fumadores.

Un sondeo del Postbank demuestra que los fumadores serán simplemente sustituidos por los no fumadores.

Entre las personas interrogadas, un 18% afirma que frecuentará menos los cafés, mientras que el 20% acudirá más a menudo. Menos de un 45% piensa que la prohibición no cambiará nada.

Los actos de protesta, en favor o en contra, están al orden del día.

Una sala de cine de Rotterdam distribuirá cigarrillos a los espectadores durante la proyección del filme Coffee and Cigarettes.

Dos librerías de Amsterdam repartirán puros a sus clientes y muchos cafés han previsto noches especiales para fumadores.

El gobierno anunció el viernes que la prohibición también afectará a las terrazas de los bares con toldos. Las inspecciones empezarán inmediatamente y las multas contra los infractores podrán elevarse a hasta 2,400 euros.

La Oficina Central de Estadísticas calcula que actualmente hay 100,000 fumadores menos que en 2000 en Holanda y que menos del 25% de los holandeses sigue consumiendo tabaco.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes