Colombia: revelan más abusos a niños

BOGOTA (AFP). El caso de un campesino acusado por su hija de violarla durante décadas y haber tenido ocho hijos con ella, comparado por la prensa con el del austríaco Josef Fritzl, ha puesto de relieve los abusos sexuales contra decenas de miles de niños en Colombia.

El hombre de 59 años, detenido en un paraje rural del poblado de Mariquita, 370 km al suroeste de Bogotá, se declaró inocente y aseguró que la mujer que lo acusa no es su hija natural sino su hijastra y que la relación entre ambos fue mutuamente consentida, dijo hoy lunes su abogado Ricardo Correa.

Pero la mujer que lo denuncia Alba Nidia Alvarez, de 36 años, pidió protección a las autoridades después de huir con seis de sus hijos menores de edad y asegurar que su padre abusaba de ella desde los cinco años.

"Me fuí por el bienestar de mis hijos", dijo Alvarez telefónicamente a la AFP. La mujer señaló que nunca antes había intentado huir debido al fuerte carácter de su padre. "Era difícil llevarle la contraria y que no se enojara", agregó.

Los seis menores fueron puestos a cargo del estatal Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, responsable de protección a la infancia, mientras los dos hermanos mayores de edad continuan en la finca del padre.

El hombre es llamado por la prensa como el "monstruo de Mariquita", aludiendo al caso de Flitz, "el monstruo de Amstetten", condenado la semana pasada en Austria a prisión perpetua por asesinar a uno de los niños que engendró con su hija Elizabeth.

Situaciones como la relatada por Alvarez no son raras en Colombia, donde los niños son víctimas en 86% de los 13,000 casos de violaciones y abusos sexuales denunciados anualmente, según el estatal Instituto de Medicina Legal. En la mayoría de casos los violadores son padres o familiares cercanos.

Además la oficina local de Unicef cifra en 35,000 los niños explotados sexualmente.

Por ello un grupo de congresistas intenta impulsar una ley para castigar con la cadena perpetua el asesinato y la violación de niños. "Hay una gran negligencia desde el punto de vista institucional por falta de decisión política", se queja la concejal de Bogotá Gilma Jiménez, una de las promotoras.

Luz Estella Cárdenas, dirigente de la fundación Renacer que trabaja con niños abusados sexualmente, explica que muchos de estos casos comienzan a edades tempranas.

"Tenemos casos de menores desde cinco años de edad", señala Cárdenas cuya fundación ha atendido a unos 15,000 niños víctimas de explotación sexual.

En las zonas campesinas, más alejadas de las ciudades y afectadas por el conflicto armado, el incesto y la violencia intrafamiliar son muy frecuentes, según organismos que trabajan sobre el tema.

El de Mariquita "es un caso dramático, pero no excepcional, lamentablemente", señaló a la AFP Florence Thomas, una sicóloga francesa que trabaja en Colombia desde 1967 y coordina el grupo de trabajo 'Mujer y Sociedad' de la universidad Nacional.

Thomas subraya que lo ocurrido no se puede justificar con argumentos culturales, aunque señala que la sociedad colombiana esta cimentada en "un modelo patriarcal y machista, donde el cuerpo de la mujer sigue siendo tratado como una propiedad privada del padre o del jefe de un grupo".

La dirigente feminista cree que casos similares ocurren en otras comunidades alejadas en América Latina. "Lo que pasa es que a partir del caso (en Austria), se han empezado a multiplicar las denuncias" y se han hecho más visibles, añade.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes