Condena para asesino en serie de jovencitas

CHARLEVILLE-MEZIERES, Francia (AFP) - La justicia francesa condenó este miércoles a cadena perpetua al asesino en serie Michel Fourniret que, con la complicidad de su esposa, Monique Olivier, violó y asesino en condiciones atroces a siete niñas y jóvenes entre 1987 y 2001.

Michel Fourniret, de 66 años, fue condenado por la corte de Charleville Mezières (noroeste) a la reclusión perpetua sin posibilidad alguna de ser liberado de forma anticipada. Su esposa, Monique Olivier, de 59 años, fue condenada a cadena perpetua sin posibilidad de salir antes de 28 años de cárcel.

El veredicto fue pronunciado en una sala de audiencias repleta, lo mismo que las salas anexas especialmente habilitadas y donde se habían instalado pantallas de televisión en circuito cerrado.

Durante el juicio, Michel Fourniret reconoció la casi-totalidad de los homicidios, violaciones y tentativas de los que se le acusaba, cometidos en Francia y en Bélgica entre 1987 y 2001.

Los cargos en su contra se referían al asesinato de siete niñas o mujeres jóvenes, precedido de violación o tentativa, y de agresiones contra otras tres muchachas que consiguieron escapar.

"No se pide perdón por lo que es imperdonable" había declarado Fourniret durante el proceso, en el que se comparó con un "cazador furtivo" y puso el acento en su obsesión por la virginidad.

Monique Olivier estaba acusada de uno de los siete asesinatos y de complicidad en otros tres.

El 22 de mayo, el fiscal general Francis Nachbar había alegado en favor de las más duras penas previstas por la justicia francesa, la cadena perpetua complementada con medidas para impedir toda remisión de la condena.

Los dos condenados ya habían efectuado cinco y cuatro años respectivamente de detención preventiva.

Michel Fourniret había sido detenido en Bélgica en junio de 2003, luego de intentar secuestrar a una niña de 13 años que logró escapar y que alertó a la policía.

Monique Olivier fue arrestada un año más tarde, después de haber confesado a los investigadores belgas, al cabo de más de cien interrogatorios.

Uno de los abogados de Fourniret indicó el martes que no presentaría apelación y uno de los defensores de su mujer dijo que esperaba concertarse con ésta para decidir al respecto.

Durante todo el proceso, los ahora condenados brindaron muy pocos detalles de su complicidad criminal mantenida durante 16 años. Michel Fourniret sólo se manifesto en contadas ocasiones, tras no conseguir que el juicio se celebrase a puertas cerradas.

Pero la descripción de los asesinatos puso a dura prueba a las familias de las víctimas.

"Preferiría que no haya apelación, no tengo ganas de volver a vivir todo ésto por segunda vez", había declarado antes del veredicto el hermano de una de las víctimas de 13 años, encontrada muerta en una playa del oeste de Francia.

El asesino en serie jamás se disculpó antes los familiares de sus víctimas y Monique Olivier insistió en minimizar su participación y lamentó en parte sus actos.

La defensa de la pareja había pedido un veredicto "humano" y el abogado de la mujer una pena diferente por ser "solamente" cómplice, lo que pareció determinar el veredicto menos severo, al menos simbólicamente, para ella.

Según los expertos, Fourniret es "incurable" y de "una peligrosidad extrema". La mujer está considerada como "curable y readaptable", si acepta seguir un tratamiento psicoterapéutico.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes