Condenado a muerte alega ser muy gordo para ser ejecutado

WASHINGTON (AFP). Un hombre condenado a muerte en Ohio demandó al Estado tras argumentar que debido a su obesidad sufrirá excesivamente durante la inyección letal, dijo la oficina del fiscal el martes.

"Él argumentará que es tan gordo que tiene venas débiles y sus abogados están cuestionando si una inyección letal será suficiente para causar la muerte", informó a la AFP Jim Gravelle, portavoz del fiscal de Ohio.

Richard Cooey, de 41 años, fue sentenciado a muerte por el asesinato y violación en 1986 de dos estudiantes universitarias. Su ejecución, que había sido demorada antes de 2003, está prevista para el 14 de octubre.

Con 1,73 metros de altura, Cooey pesaba 125 kg en mayo y ganó peso desde entonces, informaron funcionarios de la prisión al Columbus Dispatch.

Los abogados de Cooey presentaron una demanda en una corte federal tras afirmar que debido a su peso, sus venas débiles y la medicación que toma por ataques y jaquecas, podría sufrir "innecesario dolor en la ejecución de la sentencia de muerte," según el texto.

La inyección letal violaría los derechos de Cooey bajo la Constitución estadounidense, que está en contra del castigo cruel e inusual, argumentaron sus abogados.

"Nos sentaremos con nuestro cliente, el Departamento correccional, y discutiremos el expediente que creó y luego decidiremos sobre un curso de acción, probablemente dentro de un mes," dijo Gravelle.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes