Conservadores egipcios buscan prohibir himen falso

EL CAIRO ( AP). Los conservadores egipcios exigen que se prohiba la importación de un producto manufacturado en China diseñado para ayudar a las mujeres a falsificar su virginidad.

El producto, llamado Himen de Virginidad Artificial y distribuido por la compañía china Gigimo, cuesta unos 30 dólares y sirve para que las recién casadas engañen a sus maridos haciéndoles creer que son vírgenes, un aspecto muy importante en Medio Oriente, donde el sexo antes del matrimonio es considerado ilícito por muchos.

El producto libera una sustancia similar a la sangre cuando se rompe dentro del cuerpo de las mujeres.

Gigimo anuncia su producto diciendo que puede ser enviado a cualquier país árabe, aunque la compañía no respondió a los correos electrónicos y llamadas telefónicas que se le realizaron para conocer su opinión sobre el caso de Egipto.

En la página de internet aparecen las instrucciones en inglés para usar el himen falso.

" Inserta el himen artificial en tu vagina con cuidado. Cuando tu amante penetre, liberará un líquido parecido a la sangre, pero no será mucho, sólo lo suficiente. Agrega unos cuantos gemidos y quejidos, y pasarás inadvertida", agrega.

El escándalo comenzó cuando un reportero de la radio holandesa transmitió una traducción al árabe del anuncio chino del producto, lo que desató temores entre los integrantes conservadores del parlamento de que se desataran pedidos de hímenes falsos, pues según ellos traerían la vergüenza al partido en el poder.

El importante académico religioso Abdel Moati Bayoumi dijo que cualquiera que importe el himen artificial deberá ser castigado.

" Este producto alienta las relaciones sexuales ilícitas", dijo Bayoumi. " Creo que debería ser prohibido para su exportación porque causa mas daños que beneficios. Cualquiera que lo importe debe ser castigado", afirmó.

Algunas mujeres egipcias ven el producto de forma diferente.

" Sangrar no es el único signo de que una mujer es virgen", dijo Heba Kotb, una musulmana observante que conduce un programa de discusión sobre sexo en la televisión, donde que recibe llamadas de toda la región.

Kotb agregó que la cirugía que restaura el himen es ilegal en Egipto y cuesta cientos de dólares, por lo que excluye a las familias pobres, pero que a pesar de esto muchas mujeres intentan realizarla por temor a los castigos por tener relaciones prematrimoniales, que pueden llevar a lapidaciones y a la muerte a manos de un familiar, considerada un deceso por honor.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes