EU: Expediente relata "pesadilla" de niños en cautiverio

DALLAS ( AP). El baño del hotel era de hecho la celda de una prisión. Un espacio repleto y fétido donde tres niños padecieron hambre, palizas y abusos sexuales durante al menos nueve meses.

El retrete no funcionaba. La tina hacía las veces de cama. Las comidas eran escasas y los dos niños mayores, que pesaban unos 40 kilogramos (90 libras) al ser recluidos, adelgazaron a menos de 27 kilos (60 libras).

Cada día, por razones desconocidas, el novio de la madre, puertorriqueña, obligaba al niño de 10 años a pararse en un rincón con los brazos alzados por encima de la cabeza. Su medio hermano, de 5 años, tenía que arrodillarse en otro rincón, también con los brazos en alto.

Los detalles indignantes trascendieron en los expedientes de la corte que narran la horrenda historia de la tortura que pasaron los dos niños y su media hermana de 11 años. Todos tenían padres distintos.

Los menores fueron hallados el 2 de julio, luego que la madre llamó a un familiar para decirle que temía por su propia vida y por la de los niños.

El niño de 10 años, con la cara y las piernas cubiertas de las marcas que dejaron los golpes, le contó a una trabajadora social que la experiencia fue " mi pesadilla convertida en realidad". La niña relató que sufrió repetidas agresiones sexuales. El más pequeño estaba tan delgado que podían vérsele los huesos de las piernas.

Los menores fueron rescatados por su tío y por la policía. Las costillas les sobresalían y sus ombligos estaban distendidos. Luego de vomitar la comida que les dieron los agentes estupefactos, los niños expresaron su gratitud por ser hallados.

" Dios nos miraba desde arriba y escuchó nuestras oraciones", dijo la niña de 11 años.

El niño de 10 coincidió: " Escuchó mis oraciones... Estoy a salvo, eso es todo lo que me importa".

El novio de la madre, Alfred Santiago, de 37 años, enfrenta cargos de agresión sexual agravada y abuso sexual continuo. Permanecía encarcelado el miércoles, incapaz de pagar su fianza de 125,000 dólares. No se ha fijado la fecha en la que comparecerá en la corte.

La madre, Abneris Santiago, de 30 años, está acusada de lesiones a menores. Permanecía en prisión, con una fianza establecida en 50,000 dólares y comparecería ante el tribunal la semana próxima, cuando un juez decidirá si el caso va a un jurado investigador.

Los abogados de la pareja no respondieron el miércoles a una llamada de The Associated Press que solicitaba sus declaraciones, y ambos se negaron a ser entrevistados.

Los tres niños y su media hermana, de 1 año --quien es hija de Abneris y Alfred Santiago-- fueron puestos bajo el cuidado de padres sustitutos. Permanecerán con esa familia al menos hasta septiembre, cuando está prevista una audiencia que determinará su situación.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes