EU: Sospechoso de matar a 8 dejó casa llena de bombas

APPOMATTOX, Virginia, EU ( AP). Las víctimas de una larga ofensiva a tiros en el centro de Virginia incluyen a la hermana y al cuñado del sospechoso, así como a otros dos adultos, tres adolescentes y un niño de 4 años, de acuerdo con las autoridades, que acusaron el miércoles al presunto atacante de homicidio intencional.

Christopher Bryan Speight, guardia de seguridad de 39 años, se rindió a la policía al amanecer, luego de que los investigadores lo buscaron durante 18 horas a raíz de los asesinatos en una casa rural en Virginia, donde los agentes encontraron a un hombre con heridas fatales y a siete cadáveres.

Después de que el sospechoso se rindió, equipos policiales encontraron el miércoles una gran cantidad de explosivos en la casa, dijeron investigadores.

Speight, vestía un chaleco antibalas pero estaba desarmado cuando se entregó a la policía cerca de las 7:10 de la mañana, dijo el alguacil O. Wilson Staples. Las autoridades dicen que le disparó a un helicóptero de la policía estatal en un tanque de combustible, lo que obligó a la nave a aterrizar, aunque no hubo heridos.

Las autoridades le imputaron ya a Speight un cargo de homicidio intencional, pero es probable que le presenten más acusaciones. Permanecía retenido en una prisión en Lynchburg.

El sospechoso era copropietario de la vivienda donde fueron encontrados algunos de los cadáveres, el martes, y vivía en esa casa. David Anderson, uno de los dueños de la tienda Sunshine Market en Lynchburg, donde Speight llegó a trabajar ocasionalmente como guardia de seguridad, dijo que el sospechoso estaba preocupado de que su hermana y su cuñado quisieran echarlo de la casa.

Ambos se mudaron recientemente con Speight, dijo Anderson.

La madre de Speight le heredó la casa a él y a su hermana en el 2006, poco antes de morir de cáncer cerebral. El obituario de la madre identificaba a su hija como Lauralee Sipe y a su yerno como Dewayne Sipe.

Los agentes estatales identificaron a los Sipe, de 38 años, como dos de las víctimas, junto con Ronald Scruggs, de 16 años; Emily Quarles, de 15; Kalen y Jonathan Quarles, de 43; Morgan Dobyns, de 15, y Joshua Sipe, de 4.

La policía señaló que Speight conocía a todas las víctimas, sin dar detalles sobre cuál era la relación con éstas. Tampoco divulgó un posible motivo para los crímenes.

Staples dijo que Speight vivía en la casa donde se encontraron tres cadáveres en el interior y cuatro más cerca de la entrada. La octava víctima murió en un hospital tras ser encontrada agonizante en el camino que pasa por la casa.

La policía temía que Speight pudiera haber dejado explosivos en la casa listos para explotar y el sargento Thomas Molnar de la Policía Estatal de Virginia dijo que perros detectores de bombas habían encontrado una " gran cantidad de artefactos dentro y fuera de la casa". Especialistas en explosivos los estaban detonando, en un proceso que llevaría hasta el jueves.

El sospechoso vestía pantalones camuflados y un suéter negro de algodón cuando los agentes lo llevaron a una patrulla para trasladarlo del cuartel de la policía estatal a la cárcel regional de Appomattox.

El drama comenzó cerca del mediodía del martes y paralizó esta zona rural, a unos 160 kilómetros (100 millas) al suroeste de la capital estatal Richmond.

Los bosques se llenaron de policías que buscaban al sospechoso con perros y equipos para detectar el calor corporal. Advirtieron a los pobladores que permanecieran en sus casas con las puertas cerradas con llave.

" Esta es una tragedia horrible", dijo el miércoles la vocera policial Corrine Geller en una conferencia de prensa. " Es sin duda uno de los peores asesinatos en masa en Virginia, probablemente desde la tragedia de (la universidad) Virginia Tech en abril del 2007".

Las autoridades habían dicho más temprano que Speight tenía un fusil de alto poder. El alguacil O. Wilson Staples dijo que los investigadores creen que había recibido entrenamiento en manejo de armas, luego de encontrar varias en su casa.

El tío de Speight, Jack Giglio, residente de Tampa, Florida, dijo que su sobrino caza ciervos, pero que no sabía que hubiera adquirido ningún entrenamiento especial.

" Estamos atónitos, por supuesto", dijo. " No sabía que hubiera ningún problema con él. Es algo como salido de la nada. Nosotros también todavía estamos tratando de recolectar información".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes