Encarcelan a padre tras muerte de hija en Idaho

JEROME, Idaho, EU (AP). En el muy frío día de Navidad un padre soltero decidió llevar a sus hijos a la casa de la madre de éstos, pero el viaje se interrumpió abruptamente cuando su automóvil quedó varado en la nieve.

Entonces, señalaron los fiscales, el hombre hizo lo impensable: envió al par de niños a que caminaran los restantes 16 kilómetros (10 millas) a la casa de su mamá, dejándolos para que recorrieran con dificultad el campo desolado bajo temperaturas congelantes.

Horas después, su hija de 11 años había muerto por hipotermia, mientras que el chico de 12 años logró sobrevivir luego de sufrir delirio por las bajas temperaturas.

Ahora, Robert Aragon, de 55 años, está encarcelado acusado de homicidio no premeditado y lesión a un menor de edad, mientras que muchos de los 8,000 residentes de esta pequeña comunidad lechera se pregunta quién debería ser declarado responsable.

Algunos están reacios a creer que un padre podría a sabiendas enviar a sus hijos a tales condiciones peligrosas.

"¿Quién sabe qué pasaba por su mente? Es tan triste", dijo Ron Choate, propietario de un restaurante pequeño en Jerome. "Claro, el padre fue torpe al dejarlos caminar, pero probablemente no pensó que algo malo iba a ocurrir".

Otros son menos clementes. Ese día las temperaturas eran de entre -2 grados centígrados (27 grados Fahrenheit) a -20,5 grados Celsius (-5° F) ,y el viento soplaba a más de 40 kilómetros por hora (25 millas por hora) con nieve y hielo, condiciones que la florista Dalene Buckman calificó como "hojas de afeitar en la piel".

Aragon vivía con sus hijos en una casa pequeña y ganaba 12 dólares por hora esparciendo abono. Su jefe dijo que sus dos hijos frecuentemente lo acompañaban a trabajar en el verano cuando no había clases.

Algún tiempo después de que los muchachos comenzaron a caminar, Aragon pudo liberar su auto y manejó de regreso a Jerome, poblado ubicado aproximadamente 160 kilómetros (100 millas) al sureste de Boise, donde hay plantas procesadoras de queso y leche que proporcionan la mayoría de los empleos en el lugar.

Más tarde la madre llamó para decir que los chicos no habían llegado. Cuando las autoridades encontraron a Aragon cerca de las 10 de la noche, él estaba buscando a los niños en el lugar donde se había atorado el vehículo.

Temprano a la mañana siguiente, un perro de búsqueda encontró el cadáver de Sage Aragon cubierto de nieve. Vestía una camisa, un abrigo, pantalones rosas de piyama y botas para nieve.

El hijo de Aragon, Bear, fue hallado en una pequeña y remota área de descanso a más de seis kilómetros (cuatro millas) de donde comenzaron a caminar. El muchacho había delirado debido a la hipotermia y se había quitado la chaqueta, pantalones y zapatos deportivos, quedando en ropa interior.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes