España: los socialistas libran la guerra de las corbatas

MADRID (AP). Cuando el ministro de Industria de España Miguel Sebastián se apareció esta semana en el parlamento sin corbata, ignoraba que era el inicio de una amistosa guerra del vestuario.

El presidente del parlamento, José Bono, al que se considera una persona de ideas conservadoras entre los socialistas, estimó que la falta de corbata de Sebastián era un insulto a las reglas de etiqueta y decidió enviarle de regalo una corbata, con una nota que decía, "Espero que le guste".

Al parecer, a Sebastián no le agradó el obsequio, pues se negó a lucirlo. Y al día siguiente, el jueves, Sebastián le envió a Bono otro regalo: un termómetro digital.

Según la interpretación más piadosa, era la forma de Sebastián de decirle a Bono que el aire acondicionado era muy fuerte en la Cámara de Diputados, pese a un decreto del gobierno, promulgado en el 2007, que ordena mantener los edificios públicos algo más templados en el verano a fin de ahorrar energía, tal como está haciendo Sebastián en su ministerio.

El ministro dijo que una manera de lidiar con oficinas más cálidas era permitir a los empleados librarse de sus corbatas.

Usar corbata en el parlamento español no es obligatorio. Algunos legisladores de oposición no usan la prenda. Pero la prensa española señaló que era la primera vez que un ministro se aparecía en un debate sin usar corbata.

Bono trató de minimizar el intercambio de regalos diciendo que era "una simple anécdota". Pero ya era demasiado tarde.

José Blanco, vocero del partido Socialista, dijo que era tonto obligar a los ministros a "uniformarse" con corbatas.

El ministro de Trabajo e Inmigración Celestino Corbacho también respaldó a su colega. Luego de reunirse con funcionarios franceses en el ministerio de Relaciones Exteriores abandonó el salón, se quitó la corbata, y para coronar la afrenta, se desabrochó el primer botón de la camisa.

Según Corbacho, se puede ser formal "con o sin corbata".

Pero varios legisladores de oposición criticaron a Sebastián. Iñaki Anasagasti, del Partido Nacionalista Vasco, dijo que Sebastián estaba tratando de distraer la atención del país de problemas graves. Y que además, había violado el protocolo, pues sólo en fines de semana puede un funcionario andar sin corbata, aún cuando no explicó las razones.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes