Exitoso programa bosnio recauda millones; salva 117 vidas

SARAJEVO, Bosnia-Herzegovina ( AP). Hace tres años, alguien tocó a la puerta del presentador radial Almir Cehajic en su pequeña estación de radio en Sarajevo. Era una mujer de 38 años, madre de tres niños y a quien no había visto nunca. Luego de saludarlo, ella le dijo: " Estoy muriendo".

Cehajic decidió poner a Ljiljana Kranjc en su programa en vivo y muy pronto el público bosnio estaba donando dinero para una operación que la salvase de una fatal enfermedad del hígado.

Fue el comienzo de algo grande. En la actualidad, millones de personas sintonizan el programa de Cehajic, que cada semana se dedica a los problemas de una persona gravemente enferma, recolectando donaciones salvadoras ante un fallido sistema de salud pública que ha empeorado durante el tiempo que el país ha estado sin un gobierno, ya más de un año.

Un total de 30 millones de euros (más de 40 millones de dólares) se han recaudado hasta ahora, lo que ha permitido a personas desesperadas que viajan al exterior para cirugías necesarias.

Para muchos, lo más impresionante acerca de ese derrame de generosidad es que atraviesa líneas religiosas y étnicas en un país que sigue dividido por rencores tras la guerra de 1992-95 que enfrentó a a musulmanes bosnios, católicos croatas y serbios ortodoxos.

Cehajic lanzó su programa radial de temas médicos hace 12 años, luego de perder a su hija de 19 meses porque él no tenía 150,000 euros para una operación del corazón en Alemania. " Ella murió y yo morí el mismo día", dice. " Siento que llevo un cuchillo en el pecho desde entonces".

Cehajic, quien es dentista, tomó el programa como segundo trabajo para hablar de la crisis de salud en Bosnia y el problema de cirugías caras en el extranjero. Muy pronto tenía casi 3,000 personas que llamaban para compartir sus relatos con el público.

Con Krajnc en el estudio, Cehajic trató algo nuevo: El presentador anunció el número de la cuenta bancaria de la mujer en el aire y prometió no parar hasta haber recaudado los 100,000 euros necesarios para la operación en Italia.

" Yo estaba desesperado, llamé al presidente en vivo en el programa, al primer ministro, a actores ... a todos los que pude", recuerda. El número para las donaciones se diseminó rápidamente por mensajes de texto y en internet.

" De repente mi productor me informó que 5,000 personas habían llamado. Entonces 10,000, 20,000 y 50,000", dijo. " Entonces salvamos a Ljiljana Krajnc".

La sorprendente respuesta hizo que 52 radioemisoras y dos estaciones de televisión en Bosnia comenzasen a transmitir el programa. Cehajic lo unió todo en una organización no gubernamental llamada Red Abierta, que a través de su programa ha salvado hasta ahora 117 vidas. Hoy, el programa es transmitido también Serbia y Croacia.

Ruzica Mrkajic, de radio Bobar, que es el coordinador de Red Abierta para la parte serbobosnia del país, está mayormente sorprendido por la forma en que el programa conectó a antiguos enemigos que aún no se llevan bien.

Bosnia sigue dividida en dos mini estados étnicos semiautónomos en un arreglo ineficaz que ha producido anomalías como 13 ministerios de salud, una pesadilla burocrática que es una de las causas de la crisis en el sector. Los grupos étnicos se disputan la representación en ministerios, bloqueando la formación de un gobierno desde octubre del año pasado.

" De alguna forma esto unió a los bosnios. Compartimos nuestras penas y nuestra felicidad ... Estoy muy contento que logramos hacer esto", dijo Mrkajic.

La red ha ayudado a 3,200 personas con enfermedades no letales y dado asistencia financiera a 5,000 personas en pobreza extrema.

Entre los salvados a través del programa está Ajsa Hajdarevic, una bebé de 20 meses con numerosos padecimientos cerebrales e intestinales.

Un hospital provincial la envió a una clínica estatal en Sarajevo, la capital, donde los médicos la atendieron gratis porque el seguro no pagaba por el tratamiento. Con el tiempo, fue enviada a casa. Su padre Edin Hajdarevic, que estaba desempleado, acudió a la Red Abierta en busca de ayuda.

" Ella se estaba ennegreciendo lentamente ... Si 'Batko' no hubiese intervenido, les juro que habría tomado una pistola y habría matado a mi Ajsa y me habría suicidado. No hubiera podido soportar su agonía", dijo Hajdarevic, refiriéndose a Cehajic por su nombre radial.

La respuesta pública fue enorme. El dinero fue enviado por bosnios que vieron el programa por satélite mientras trabajaban en Afganistán, Estados Unidos y en partes de Europa, pero la mayoría provino de televidentes locales.

En unas pocas semanas, la red recaudó 45,000 dólares para una operación este verano en Alemania. La operación le salvó la vida a Ajsa, pero no la curó. Se recolectaron más fondos para comprar equipo que permite que su cerebro reciba oxígeno en casa. Ya hay planes de su regreso a Alemania para más tratamiento.

Cehajic recuenta cómo un hombre del antiguo bastión serbio de Pale tomó un autobús a Sarajevo para entregar 5 euros para Asja a la Red Abierta, pidiendo explícitamente que el dinero fuese para ayudar a la niña musulmana en Bosnia central.

Actualmente, el programa está en una campaña para recaudar 144,000 euros para un transplante de médula para el niño serbobosnio Ognjen Gudelj, de 11 años, que sufre de linfoma no-Hodgkin (LNH), un tipo de cáncer de la sangre.

Gudelj está en un hospital en Kiel, Alemania, en espera de los fondos para poder operarse. Nuevamente, todo el país está donando.

Otro caso difícil salió al aire recientemente. Una niña de ocho años que según los médicos morirá en unas pocas semanas.

Confundida por las luces del estudio, Mediha Muratovic se pasó el tiempo rascando la pegatina de Hello Kitty en sus pantalones mientras Cehajic explicaba las tenues probabilidades de salvarle la vida con una operación de trasplante de corazón y pulmón en Austria.

El programa fue transmitido en Bosnia, Serbia y Croacia y cautivó al público.

Gracias a las donaciones, Mediha va a viajar a Viena en 10 días para ver si la operación es posible. Cehajic explicó en el aire que si es así, la operación probablemente costaría centenares de miles de dólares.

La madre de la niña, Rejhana Mujagic, de 29 años, soltera y desempleada, se cubre el rostro lloroso con las manos. Nunca ha oído de nadie donando tanto dinero.

Cehajic sentó a Mediha en sus rodillas y se dirigió a los políticos de Bosnia, que de nuevo acababan de fracasar en las gestiones para formar un gobierno.

"¿Cuánto se gastaron ustedes hoy en la seguridad para la reunión? ¿Lograron hacer algo?", preguntó.

Cuando el programa llegaba a su fin, Mediha le susurró en el oído a Cehajic: " Tú eres bonito, Batko".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes