Festival de Tiza de Pasadena, el más grande del mundo

Los Ángeles ( EFE). En su versión número 18 -que se llevó a cabo el sábado 19 y domingo 20 de junio- el Festival de Tiza de Pasadena se presentó a consideración del Libro Guinness de los Records como la mayor obra de arte en tiza sobre pavimento en el mundo.

El evento reunió a más de 500 artistas profesionales y amateurs de todo el sur de California, para que con unas 38,000 barras de tiza cubrieran dos cuadras del distrito histórico de esta ciudad vecina de Los Angeles, en el centro comercial Paseo Colorado.

Se trata del festival de pintura callejera más grande del mundo, por lo que los organizadores quieren volverlo oficial en el Libro Guinness.

" Hacerlo un Record Guinness es una forma de decir que muchos creen en el arte y que es una parte importante de nuestra vida comunitaria", explica Tom Coston, presidente del Light Bringer Project, organizadores del certamen, cuyo objetivo es fomentar el desarrollo artísico en la región.

El festival comenzó en 1993, luego de que un miembro de esta colectividad trajera la idea de París, y reunió por aquel entonces a unos 100 artistas con 75 obras. Hoy en día, un 30% de los participantes son veteranos que han retornado en más de siete ocasiones y el número de obras alcanzó las 179, una treintena adicionales a las que se requieren para entrar en el famoso libro de las marcas.

Las piezas de arte son borradas al poco tiempo por los peatones o la lluvia, pero por un par de días transforman estas calles en un museo sin paredes y reciben cada año a unos 100,000 visitantes, según estimativos de los organizadores.

No existe un tema en particular pero el festival cuenta con secciones destinadas a motivos provenientes de libros de animación, personajes de películas o piezas inspiradoras y humorísticas, entre otras, que retan la imaginación y capacidad de los artistas.

Para los artistas, el evento es una oportunidad como pocas de mostrar su talento y además compartir una alegre celebración con sus colegas, pese a que cada obra exige dos extenuantes jornadas de trabajo.

" Son como 16 horas...vamos a estar acá ocho horas cada día, además de un par que se necesitan para hacer el diseño antes de comenzar el dibujo", explica Miguel Felipe, un artista que participa por cuarta vez y compite por los premios con representantes de los principales museos y centros culturales de la zona.

Los orígenes de la pintura callejera se remontan a la Europa del Siglo 16, en forma de homenajes pictóricos que los soldados le hacían a la vírgen (Madonna) luego de regresar del frente, de donde se originó el apelativo de Madonnari para los improvisados artistas callejeros.

El "Maestro Madonnarro" -quien gana el concurso en tres versiones diferentes de acuerdo a los jueces o compañeros que votan por las mejores obras- del Festival de Pasadena es la artista María Díaz, quien en esta ocasión ganó el trofeo al mejor uso del color.

Las obras elegidas por los jurados como las ganadoras de esta versión fueron las elaboradas por Gustavo Lazaon, quien obtuvo el primer lugar, seguido de Britney Lee -ganadora del voto popular- y de Randall Williams, quien ocupó la tercera posición.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes