Hallan miles de restos humanos en prisión clandestina

BUENOS AIRES (AP). Antropólogos forenses confirmaron hoy martes el hallazgo por primera vez de unos "10,000 fragmentos" óseos en un centro clandestino de detención que funcionó en la provincia de Buenos Aires durante la última dictadura militar (1976-83).

La Secretaría de Derechos Humanos bonaerense informó en un comunicado que "se encontraron 10 mil fragmentos óseos, la mayor parte de ellos calcinados, como si se tratara de una fosa común" en el centro clandestino conocido como Pozo de Arana, cerca de la localidad de La Plata.

Por allí pasaron cientos de detenidos ilegalmente durante el régimen, muchos de los cuales permanecen desaparecidos.

El organismo aseguró que "es la primera vez que se encuentran fragmentos en un lugar donde funcionaba un CCD (Centro clandestino de detención). En ocasiones anteriores habían sido NN (desconocido) en cementerios o enterramientos en otras zonas".

El hallazgo fue realizado por expertos del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), quienes trabajaron en el lugar por orden judicial entre el 25 de febrero y el 15 de septiembre de este año.

Los restos se encontraron cerca de un muro que dividía el patio interior del exterior de la prisión. En dicha pared, además, se descubrieron 200 impactos de proyectiles.

Los especialistas creen que los detenidos eran fusilados y luego sus cuerpos arrojados a una fosa, donde eran quemados con neumáticos para evitar el olor a carne quemada.

El Equipo Argentino de Antropología Forense tendrá a su cargo "recuperar el material genético de esos restos óseos que se encontraron cremados en las fosas" para su posterior identificación, explicó su titular Luis Fondebrider.

Sin embargo, el científico se mostró cauto "por el estado del material a identificar", debido a la calcinación y al desgaste por el tiempo transcurrido.

Según organismos de derechos humanos, 30,000 personas fueron asesinadas por la dictadura. Según las cifras oficiales, los muertos fueron 12,000.

Tras ser secuestrados por las fuerzas de seguridad, los detenidos eran torturados y luego fusilados o arrojados al mar desde aviones, en los denominados "vuelos de la muerte". Algunos cadáveres aparecían en las costas y se los enterraba en cementerios sin lápida. Otros directamente eran lanzados a fosas.

Por ello, las autoridades consideran muy relevante para el avance de la causas contra represores el hallazgo de restos en el centro Pozo de Arana.

"Es un aporte enorme a la verdad el tener el testimonio geográfico y las pruebas de lo que ha sido un centro de detenidos", dijo en conferencia de prensa el ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli.

Y adelantó que "lo que se hizo en Arana se hará en todos los lugares de la provincia donde sea necesario".

Desde que fue creado en 1984, poco después del regreso de la democracia, el EAAF identificó más de 300 cuerpos y aportó importante evidencia a los procesos judiciales en contra de los represores.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes