Inicia juicio a brasileño que descuartizó a británica

GOIANIA, Brasil ( AP). Un brasileño quien confesó haber asesinado y descuartizado a una adolescente británica, fue sometido a juicio el jueves , con la duda de si enfrentará la sentencia máxima de 30 años o si se reconocerá como atenuante que actuó bajo el efecto de las drogas.

Mohammed d'Ali Carvalho entró escoltado por policías y esposado, pero se le retiraron las esposas cuando se sentó en la sala. Vestido con una camiseta blanca y pantalones de mezclilla, acompañó la discusión atento y tranquilo.

Estuvieron en el proceso el hermano del acusado, Bruce Lee Carvalho, y su tía Jeane Lucia de Sousa, así como la novia del acusado, Helen de Matos Victoria, quien en marzo dio a luz un hijo de él. Los tres fueron trasladados posteriormente a la sala de testigos.

Carvalho, de 21 años, admitió haber asesinado a la inglesa Cara Marie Burke el 26 de julio del año pasado en su apartamento en la ciudad centro-occidental de Goiania, después de tres días seguidos de fuerte uso de cocaína.

Después de asistir a un concierto de música funk, desmembró el cuerpo y arrojó el tronco en un campo en las afueras de Goiania (200 kilómetros al sur de Brasilia). Lanzó los miembros y la cabeza en un riachuelo cercano.

Según un comunicado del tribunal, Carvalho cometió el crimen porque la adolescente se negó a cumplir un acuerdo de casarse con él para obtener la residencia británica. Señaló que la madre de Carvalho, Ivani dos Santos, radicada en Londres, le pagó el pasaje a Brasil a cambio de que se casara con su hijo.

La joven británica también habría amenazado a Carvalho con denunciar a su familia que el acusado usaba y vendía drogas, lo que lo compelió a asesinarla, según el tribunal.

En el proceso declararon ante el jurado la novia y la tía del acusado, quienes lo describieron como adicto al crack y la cocaína, llegando a inhalar gas de cocina cuando no tenía dinero.

" Sin drogas es una persona dócil, pero cuando se droga se vuelve agresivo", relató De Sousa al tribunal, al recordar que Carvalho desde joven tuvo problemas con la ley por causa de las drogas.

Por su parte, la novia del acusado aseguró que Carvalho está arrepentido de lo que hizo y quiere cambiar su vida para cuidar de su hijo de dos meses.

" Él pretende cambiar, quiere hacer un tratamiento (para adictos) porque es padre y sabe el dolor de un hijo que no tiene al padre cerca", dijo Victoria. Carvalho perdió su padre a los dos años de edad, cuando fue asesinado a cuchillazos por desconocidos.

Antes del inicio de la sesión, el abogado defensor Odair de Meneses dijo a periodistas que su cliente es " semi imputable", según la legislación brasileña, debido a que pruebas sicológicas demuestran que Carvalho no estaba en pleno control de sus actos cuando cometió el crimen.

" Los informes apuntan a un estado de deficiencia mental del imputado. Tenía conciencia de sus actos pero tenía dificultades para controlarlos", explicó Meneses, quien consideró que eso debía servir como atenuante en la sentencia.

Por el contrario, el fiscal Milton Marcolino refutó el argumento señalando que el crimen fue planeado y ejecutado cuidadosamente.

" Vamos a comprobar que el crimen fue premeditado y planeado, y a partir de su planificación lo ejecutó de forma perfecta", declaró Marcolino a periodistas.

La sala donde se realizó el proceso estaba abarrotado con cerca de 500 personas, algunas de las cuales llegaron a las 6 de la mañana para asegurar un lugar. Fuera de la sala había al menos 100 personas en fila esperando entrar.

Después del interrogatorio a testigos y el acusado, así como del debate de los abogados, los siete miembros del jurado deberán decidir si el acusado es culpable y si reconocen los atenuantes que argumenta la defensa.

Con base en su decisión, el juez deberá dictar la sentencia, explicó el propio juez.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes