Manifestantes acosan a premier australiana y pierde un zapato

CANBERRA, Australia (AP). Uno de los guardaespaldas de la primera ministra australiana tuvo que sostenerla luego que ella tropezó el jueves en medio de una turba de manifestantes mientras la Policía le abría paso. Entre la agitación, Julia Gillard no resultó herida, pero perdió un zapato.

Luego de una ceremonia con motivo del día nacional australiano, la primera ministra tenía un aspecto turbado mientras era protegida del acoso de los manifestantes. Comentó después que está hecha "de material muy duro" y ensalzó a la fuerza pública por su intervención oportuna y rápida.

Unos 200 partidarios de los derechos de los indígenas rodearon un restaurante de Camberra y golpearon las vidrieras mientras se encontraban dentro Gillard y el líder de la oposición Tony Abbott, en una ceremonia de concesión de galardones.

Unos 50 policías escoltaron a los dirigentes políticos, que abandonaron el edificio por una puerta lateral.

Uno de los guardaespaldas de Gillard la protegió con los brazos y la llevó hasta el automóvil que la esperaba, protegiéndola de las iras e improperios de la multitud. Los funcionarios partieron rápidamente en los vehículos oficiales.

Los manifestantes reclaman los derechos de la población indígena en un lugar cercano llamado Embajada de la Carpa Aborigen, un grupo de chozas y viviendas precarias en la capital que es el foco principal de las protestas contra la festividad patria.

El Día Nacional conmemora la llegada a Australia de la primera flota de colonizadores ingleses, en Sydney, el 26 de enero de 1788. Muchos aborígenes llaman la festividad el Día de la Invasión, porque los británicos desembarcaron sin pactar un tratado con los habitantes del continente.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes