"Miss Cirugía Plástica" en Hungría

BUDAPEST ( AP). Fue una noche para la belleza negada por la naturaleza.

Las participantes hicieron alarde de implantes en el pecho, arreglos en la nariz y estiramientos faciales en el concurso Miss Cirugía Plástica 2009 de Hungría, organizado para promover los beneficios de esa práctica quirúrgica en un país donde la belleza artificial tiende a ser vista con recelo.

" Creo que esta competencia debió haberse realizado hace mucho tiempo", consideró el fotógrafo Marton Szipal, uno de los jueces. " Los húngaros se han reído de la cirugía plástica, pero ya es tiempo de que las húngaras cuiden más su apariencia. Son las más hermosas de Europa".

El cirujano plástico Tamas Rozsos dijo que el concurso también era para mostrar que las correcciones cosméticas no necesariamente son pechos exagerados, labios protuberantes y piel estirada a punto del desgarro.

" Esto es restablecer la armonía ... eliminar asimetrías y dar a las mujeres la oportunidad de tener rasgos normales", aseguró Rozsos. " La cirugía plástica tiene mala reputación en Hungría pero se debe principalmente a las exageraciones".

Pese a las duras secuelas sufridas en Hungría por la crisis económica mundial que obligó al gobierno a reducir el gasto en el servicio de salud, Rozsos afirmó que la cantidad de cirugías ha crecido año con año.

" La gente para quien esto es importante, siempre encuentra el dinero", dijo Rozsos.

Para ingresar al concurso, las 18 húngaras participantes tuvieron que demostrar que habían pasado completamente por el cuchillo. Eso de ponerse nada más inyecciones de Botox o colágeno no contaba. Casi todas exhibieron pechos abultados y narices arregladas. Una finalista incluso se hizo cirugía cosmética en los dedos gordos de los pies.

Las candidatas, entre quienes estuvieron ausentes los consabidos deseos de paz mundial, tenían al menos 18 años de edad, aunque hubo una categoría especial para mujeres mayores de 30. Entre las participantes jóvenes había una policía, una madre de tres y varias nudistas.

La reina fue Reka Urban, de 22 años, y ganó un apartamento en Budapest. El segundo lugar, Edina Kulcsar, obtuvo un automóvil nuevo y el tercer sitio, Alexandra Horvath, se llevó joyería con diamantes por dos millones de florines (10,800 dólares). Los cirujanos plásticos de las ganadoras también recibieron premios.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes