Modelo acusado de asesinato al confesar que castró a cronista

Nueva York ( EFE). El modelo luso Renato Seabra ha sido acusado de asesinato, después de confesar haber castrado y torturado al periodista portugués Carlos Castro en la habitación de un hotel de Times Square que ambos compartían durante su estancia en Nueva York, según detallan hoy varios medios locales.

El diario Daily News asegura que Seabra, de 21 años, confesó su crimen después de ser atendido de unos cortes en las muñecas, que se hizo él mismo, en el hospital Roosevelt, a donde acudió el pasado viernes por la noche por su propio pie después de abandonar el hotel en que se alojaba.

Allí compartía habitación con Castro, un conocido cronista televisivo del corazón en Portugal de 65 años, que era abiertamente homosexual y con el que, según han detallado amigos de ambos a medios locales, mantenía una relación desde el pasado octubre.

Según The New York Post, que como el anterior diario cita fuentes policiales, el joven confesó a la Policía haber torturado al periodista durante más de una hora y, después, haberlo castrado con un sacacorchos para "librarse de los demonios" de la homosexualidad.

Seabra, conocido en su país después de haber quedado finalista en un " reality show" sobre modelos en la televisión lusa, permanece bajo observación en la unidad psiquiátrica del hospital neoyorquino de Bellevue, tras ser acusado de asesinato en segundo grado y de que la autopsia desvelara que su acompañante murió por estrangulamiento y un golpe en la cabeza con un objeto punzante.

El Post detalla que ambos habían venido a Nueva York para pasar juntos unas vacaciones pagadas por Castro que incluían el fin de año y que estaba previsto que acabaran el próximo sábado.

" Supuestamente Seabra se enfrentó a Castro diciéndole que él no era gay y que sólo estaba con él por su dinero e influencia", apunta ese rotativo sin identificar sus fuentes, quienes aseguraron que así comenzó una escandalosa pelea en la planta 34 del hotel.

El joven explicó a los investigadores que durante más de una hora estuvo pegando al periodista hasta que le golpeó fuertemente la cabeza con la pantalla de un ordenador. A continuación le clavó un sacacorchos en un ojo y luego utilizó esa misma herramienta para cortarle los testículos.

El Post informó, según sus fuentes, que tras la paliza, Seabra se dio una ducha, se vistió, se cortó las muñecas y salió del hotel camino del hospital.

El diario Daily News añade que de camino se encontró con una amiga de ambos con la que habían quedado para cenar y que cuando ésta le preguntó por el periodista, Seabra contestó: " Carlos no va a salir nunca más del hotel", al que llegaron el pasado 29 de diciembre.

La insistencia de esta mujer en la recepción del hotel hizo que sus responsables acudieran a la habitación y encontraran allí el cadáver del hombre.

Castro era un conocido cronista de prensa rosa que aparecía con asiduidad en diferentes cadenas portuguesas y que colaboraba también en medios escritos con columnas de opinión y entrevistas a los personajes del mundo del corazón más relevantes de Portugal.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes