Muchas personas despiden en Viena al hijo del último emperador

Viena (EFE). Los restos mortales de Otto de Habsburgo -primogénito del último emperador austrohúngaro- y de su esposa Regina, reposan ya en la Iglesia de los Capuchinos de Viena, donde cientos de personas han desfilado ante los féretros, que el sábado serán enterrados en la Cripta de los Emperadores.

La capilla ardiente de quien fuera heredero al trono del Imperio Austro-Húngaro fue abierta esta mañana al público, después de que los féretros llegaran ayer por la noche a Viena desde la Basílica de Mariazell, donde el miércoles se celebró un réquiem en el que participó el cardenal de Viena, Christoph Schönborn.

Otto de Habsburgo falleció el pasado día 4 a los 98 años en su residencia privada en la pequeña localidad de Pöcking, junto al lago de Starnberg, en el sur de Alemania. Regina murió en febrero del pasado año.

Los féretros de Otto y de su esposa han sido cubiertos con paños amarillo y negro, colores de la Casa de Habsburgo, y el escudo de armas imperial. Varios miembros de la división de artillería montada número 2, un cuerpo creado en 1908, custodian los sarcófagos.

Hasta el mediodía de hoy, unas mil personas habían pasado ya por la Iglesia de los Capuchinos, que permanecerá abierta hasta las 20.00 GMT de hoy.

Un libro de condolencias está a disposición de quienes quieran dejar un último mensaje a Otto de Habsburgo y su esposa.

La capilla ardiente podrá ser visitada también mañana viernes desde las 08.00 hasta las 20.00 GMT.

El sábado se celebrará una misa fúnebre en la Catedral de San Esteban, a cuyo término los féretros de Otto de Habsburgo y Regina de Sajonia-Hildburghausen serán trasladados a la Cripta de los Emperadores, donde reposan los restos de la casa imperial austríaca.

Siguiendo el expreso deseo del fallecido, su corazón será enterrado por separado en la Abadía de Pannonhalma, en Hungría.

A la misa fúnebre del sábado acudirán la reina Silvia de Suecia y su esposo Gustavo, el gran duque Henri de Luxemburgo y su esposa, Maria Teresa; el príncipe Hans Adam de Liechtenstein; el presidente de Georgia, Michail Saakaschwili; y el presidente de Austria, Heinz Fischer.

También acudirán los jefes de Gobierno de Croacia, Jadranka Kosor, y Macedonia, Nikola Gruevski, así como el ex primer ministro de Bulgaria, Simeón de Sajonia-Coburgo-Gotha.

Varios historiadores, juristas y políticos austríacos han criticado los fastos con los que se celebrarán el funeral y el entierro de Otto de Habsburgo y de su esposa, así como la participación del Ejército en los actos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes