En Nueva York se puede comprar un riñón

NUEVA YORK ( AP). Para la mayoría de las miles de personas en Estados Unidos que necesitan un riñón nuevo, sólo hay una alternativa: persuadir a alguien a que le done uno o inscribirse en la lista de espera de trasplantes.

Pero algunos neoyorquinos bien conectados y con dinero de sobra parecen haber explorado una tercera opción.

" He conocido a mucha, mucha gente que me dijo en confianza que había comprado un riñón. Neoyorquinos prominentes. Y ocurre aquí mismo en Estados Unidos", dijo Robert Berman, fundador y director de la Sociedad Halájica de Donantes de Organos.

Berman dirige una organización que estimula a los judíos a donar órganos legalmente _sin paga_, pero dijo que a menudo lo contacta gente que necesita un riñón con tanta urgencia que considera pagar para comprar uno.

A veces incluso le piden ayuda para hallar un intermediario que arregle un trasplante con un donante al que se le haya pagado.

Los expertos y las autoridades policiales dicen que unos cuantos de esos intermediarios con sede en Israel han reclutado a centenares, quizás millares de personas, que venden voluntariamente sus riñones a pacientes acaudalados, incluyendo algunos estadounidenses.

Gran parte de sus gestiones se han hecho en el exterior, en hospitales en sitios como Sudáfrica, Turquía y las Filipinas, pero los expertos dicen que también han arreglado trasplantes en Estados Unidos.

Una de esas redes intervino en el caso de Nick Rosen, un hombre que vive en Israel y que hizo un video acerca de su donación de riñón a un hombre de Long Island en el 2005.

Rosen dijo a The Associated Press que le pagaron 20,000 dólares por el trasplante, en una operación convenida por un intermediario en Israel que lo reclutó por medio de un aviso en un periódico.

Agregó que el intermediario convino una serie de exámenes para confirmar que su riñón era compatible, y después lo hizo viajar a Estados Unidos para que lo operaran en Nueva York. Hizo videograbaciones de sus encuentros con intermediarios, médicos y el receptor del riñón.

Pagar por un riñón es ilegal en Estados Unidos, y Berman dijo que cuando la gente le pide ayuda para conectarse con un intermediario de órganos siempre se niega. Sin embargo, es partidario de legalizar determinados incentivos financieros para los donantes de órganos, y agregó que no puede condenar a los intermediarios por una actividad que permite salvar vidas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes